MondoSonoro Discos

morby

Cuando aún estamos degustando el genial “Singing Saw” (16), coronación total como songwriter de primera línea de Kevin Morby, esa estela de autenticidad, magia y magnetismo que recordaba a los más grandes, desemboca en una nueva dosis de eléctrica melancolía con “City Music”, clásico instantáneo. Doce nuevas canciones donde sigue pululando a sus anchas el omnipresente espíritu del mejor Dylan, caminando esta vez también de la mano de Patti y Lou por el lado salvaje, arañándonos suavemente con la aspereza ensoñadora de “Come to me now”, el fraseo y creciente distorsión de “Crybaby”, “Tin Can” o la pista que da nombre al álbum, con Kevin Morby trepando por una enredadera metálica (con esencia de jam de mil colores) y lanzando versos al viento.

La brisa que desata el rasgueo inicial de la épica “Pearly Gates”, con Kevin flotando sobre teclados y coros celestiales, o la explosión escalonada de luz de “Aboard My Train” (por si sola ya valdría la pena el disco), disuelven cualquier nube y empujan a recorrer las calles del pasado en busca de cada rostro perdido en el tiempo.

Kevin Morby tiene la sartén por el mango y lo sabe, tras adelantar por izquierda y derecha con su anterior trabajo a capos hermanos como Conor Oberts o Kurt Vile y divisar por el retrovisor a Woods (su antigua banda), con este cuarto largo parece erigirse definitivamente como ese nuevo y siempre añorado Mesías del género.

Se maneja con la misma maestría en disparos a quemarropa como “1234” (pieza de menos de dos minutos con regusto a Velvet Underground) o calidos medios tiempos como la exquisita “Night Time” (en la que se mece hasta la luna) o “Dry your eyes”, con otro coro que eriza la piel y una guitarra final que por si sola teje más de una puesta de sol.

Kevin Morby canta mejor que nunca y crea melodías tan bellas y auténticas que dejan marcas sin que te des cuenta. “Caught in my eye” la podrían haber firmado los Wilco de Schmilco” (16) y la delicada “Downtown’s Lights”, es el cierre perfecto de la “música de la ciudad” que jamás dejará de sonar del todo.

MÁS SOBRE KEVIN MORBY

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies