MondoSonoro Discos

Bowie mueve ficha, la inquietud ante el nuevo milenio ha servido para que este transgresor capaz de lo mejor y lo peor, nos muestre ahora su mejor cara. Esto, sin duda, ha sido un incentivo para volver a conceptos musicales que nos remiten a sus inicios, aquellas deliciosas canciones de la época de Ziggy Stardust o incluso del fantástico “Scary Mosters” se convierten en nexo para este nuevo trabajo.

Atrás quedan los caracoleos cibernéticos y el techno, “Hours…” es, por encima de todo, un disco con grandes canciones dirigido al gran público. No quiere decir que sea fácil o sencillo, sino elegante, con clase. Bowie sigue con Reeves Grabels (Tin Machine), un guitarrista tan virtuoso como creativo, y juntos dan forma a una atmósfera atractiva que tiene como principal virtud el mantener la tensión desde el principio hasta el final. Son canciones tenues, intimistas y reflexivas incluso hasta en los momentos más eléctricos. “Something In The Air”, primer single, seduce sólo con su forma de cantar; mientras que la deliciosa “Seven” combina a partes iguales lo acústico y lo eléctrico. Todo es un bloque tan magnífico que señalar canciones se convierte en un acto de injusticia.

Aquellos que han seguido su carrera se sentirán congratulados, mientras que quienes no han profundizado en su música tienen la oportunidad de acceder al Bowie más dócil y preciosista. No olvidemos que hace tiempo que ha superado la cincuentena, sin duda un momento perfecto para contemplar lo que ha sido su vida. El cambio de milenio tendría que servir a la humanidad para reflexionar, aunque no estoy tan seguro de que después mostrase su mejor cara. David Bowie, sí.

MÁS SOBRE DAVID BOWIE

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies