MondoSonoro Discos

       

Imaginaos un folclore hecho por máquinas; un abrazo entre la pasión salvaje de los rituales tribales más tradicionales y un cableado faraónico de loops intravenosos; un baile flamenco ortopédico, que sangra por las tomas de corriente. En ese sitio encontraréis a Sole Parody, que tras haber parido un álbum debut bajo su álter ego Le Parody, en el que se colaba en las rendijas que existen entre la soledad y la comunidad (“Cásala (sound track)”, 2012), ahora llora y se conecta a los enchufes que no existen en las paredes para firmar un espectacular e impredecible segundo disco, “Hondo” (Warner Music, 2015), que la consagra como una de las punibles lideresas para aspirar al trono de Tonadillera 2.0.

Para ello, la andaluza cava un túnel sentimental, profundo y eterno y da con el artefacto definitivo de folktrónica posmoderna: un cancionero popular para robots y drones, para copleras ravers, para modernícolas open minded; internándose en paraísos-vocoder, en el extrarradio de nuestro sur más salvaje, mezclando dubtrónica y nouvelle vague, saeta y EDM, electrónica tuareg e iniciación al malambo, rituales de peyote y meditabundas sesiones de yoga rave, sangrando por las estaciones eléctricas y encontrando en canciones como “Hondo agujero”, “Hemos venido a deshacerlo”, “Saetas en el aire”, “Dejadla sola” o “El agua es clara” el punto medio perfecto entre la tradición más libre y pasional del Tercer Mundo con la física y la química de las órbitas digitales del Primer Mundo.

No miente cuando se considera una rara avis que logra poner en contacto a Julieta Venegas con Björk, aunque en su indescifrable y súper personal universo compositivo y sónico también podamos (al menos intentar) relacionarla con nombres como los de Holly Herndon, Wildbirds & Peacedrums, Radiohead o Hanne Hukkelberg fuera de nuestras fronteras; o Pony Bravo, Hyperpotamus, el Niño de Elche, Rocío Márquez o los Lole y Manuel más lisérgicos dentro de ellas.

Le Parody ha venido a deshacer y rehacer en el mismo movimiento el folk y lo ha conseguido: bienvenidos a la canción melodramática que el siglo XXI estaba esperando y a la génesis del folclorismo post-español.

MÁS SOBRE LE PARODY

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR