MondoSonoro Discos

Es curiosa la controversia que ha producido “Hard Candy”, uno de los discos más discutidos de la carrera de Madonna. Sobre él se ha dicho de todo, y la mayoría malo.

Se la echado en cara las ganas que tiene ahora la cantante estadounidense de origen italiano de sonar moderna, cuando, ¡ah! es todo lo contrario. “Hard Candy” es un regreso a la Madonna de los ochenta, a la de canciones como “Holiday”, “Into The Groove” o “Like Virgin”. Un retorno disimulado por las producciones de Timbaland (digan lo que digan “4 Minutes” es un bombazo, un clásico instantáneo que desde ya está entre lo mejor de la norteamericana) y The Neptunes (“Heartbeat” es otra joya de alma ochentera para enmarcar, cerca de la Annie de “Anniemal”). Otra de las carencias del disco, según sus detractores, es que solo posee tres o cuatro temas notables. Y mi pregunta es ¿acaso no es lo que ofrecen la mayoría de álbumes de Madonna, a excepción de clásicos de la talla de “Like A Prayer” o “True Blue”? “Hard Candy” tiene varios rompepistas: “She’s Not Me”, “Heartbeat”, “Candy Shop” (un guiño nada disimulado a Kylie Minogue), “4 Minutes” y “Beat Goes On” (con Kanye West), y muestran a una Madonna en buena forma. Con eso basta, nunca le hemos pedido más.

MÁS SOBRE MADONNA

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies