MondoSonoro Discos

El fenómeno Epitaph ya se está empezando a convertir en pesadilla. Tarde o temprano, algún engendro punk con vocación pop llega de las guarderías para recordarnos que sí, que el “punk de los 90” sigue ahí, y que servidor no delira cuando uno de los (des)afortunados asistentes al concierto de Offspring me relata lo allí acontecido. No, el fantasma del inmovilismo cazurro, la uniformidad congénita y la hipocresía con excusa punk no descansa ni en primavera, y el primer puñetazo al subconsciente vernal ya viene de la mano de Pennywise (el recuerdo del payaso cabrón de “It” sigue siendo lo más aprovechable de estos AC/DC del punk).

Todavía sonrojados por esa chapuza -Dios, ¿han escuchado “Gone Away”?- llamada “Ixnay On The Hombre”, los ánimos no son los más adecuados para enfrentarse a unnuevo álbum de los californianos. Quinto disco, sí; pero como si fuera el primero. Y es que en Epitaph hace tiempo que el diccionario ha quedado reducido a un único vocablo: dinero. Por el camino descansan palabras que fomentaron una filosofía a finales de los ochenta y que son ignoradas por completo en la actualidad. A pocos importaráque “Full Circle” venga a decir lo mismo que “About Time” o “Unknow Road”, esto es, nada. A pocos importará que “Full Circle” ya fuera firmado por otros hace una década (¿les sirven los nombres de All, Bad Religion o Hüsker Dü?). A pocos importará que “Full Circle” valga menos de lo que cuesta: la música ha dejado de importar, señores. Compren, compren; y que alguien les compadezca.

MÁS SOBRE PENNYWISE

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies