MondoSonoro Discos

La factoría Sub Pop ya tiene bien sujetos a los que con toda seguridad van a ser sus líderes de la presente temporada. El disco de Band Of Horses es el típico caramelo que no se le debería escapar a nadie habituado al rock intenso de calidad. “Everything All The Time” lo tiene casi todo para convertirse en uno de los discos más atractivos del momento. Posee energía suficiente como para abastecer la Estación Espacial Internacional durante todo un año.

En apenas treinta y seis minutos condensa lo mejor del rock alternativo americano, dispersado en unas letras elaboradas y en un uso virtuoso de la instrumentación. Quizá sea herencia de Carissa’s Weird, un grupo formado en Arizona, y trasladado a Seattle, al que pertenecía Matt Brooke y que acabó sus días con un cierto nombre en el noroeste del país. No olvidemos que este proyecto les pertenece básicamente al propio Brooke y a Ben Bridwell, ambos compartieron ya experiencias en el extinguido grupo, November 16th.

El disco empieza de forma arrolladora, con “The First Song”, un tema crepuscular a medio camino entre The Flaming Lips y The Shins. Luego la traca continúa con “Wicked Girl”, una de las cotas del disco –la otra es “The Funeral”-, que mantiene un fuerte regusto a Neil Young. Las referencias no quedan aquí; por momentos recuerdan a My Morning Jacket (“Part One”) o a Death Cab For Cutie (“St. Augustine”). Apuntaremos además que parte del acierto recae en Phil Ek, su productor y responsable también de algunos de los mejores momentos de Modest Mouse, Built To Spill y The Shins.

MÁS SOBRE BAND OF HORSES

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies