MondoSonoro Discos

¿Es “Embryonic” el mejor disco de The Flaming Lips desde “The Soft Bulletin” (99)? Desde aquí puedo oír sus exclamaciones de sorpresa y demás epítetos. Quizás la palabra no sea mejor, sino culminante, porque con “Embryonic” la banda de Oklahoma cierra un ciclo, de la misma forma que “The Soft Bulletin” fue el broche a sus años de experimentos sonoros y flirteo con la música concreta iniciados tras la salida del grupo de Ronald Jones y la grabación de “Zaireeka” (97). “Embryonic” lleva hasta sus últimas consecuencias las líneas maestras de “Yoshimi Battles The Pink Robots” (02) y “At War With The Mystics” (06), despojándolos de todo cuanto arrastraban de tradición propia. Lo único que se le puede echar en cara a “Embryonic” es la ausencia de grandes himnos (ni un “Waiting For Superman” o un “Do You Realize?”), pero este no es un disco de canciones sino de escenas y hay aquí momentos de una abrumadora e improbable belleza, del tipo que te satura el córtex cerebral, convirtiendo este nuevo desarrollo en toda una experiencia en la que ciencia y esoterismo se entrelazan en un aparente intento por alcanzar una verdad tan sutil que por fuerza debe de estar más allá de la palabra y el sonido. Quizás por ello sea el trabajo en el que la voz de Coyne tiene menos protagonismo, cosida en la mezcla como un instrumento más, distorsionada, semiahogada en un apabullante despliegue instrumental. Podríamos fundar una religión sobre “Watching The Planets”, una nueva moralidad a partir de “See The Leaves“ y una nueva forma de amar escuchando “I Can Be A Frog”. A ratos, esa parece la intención de The Flaming Lips: rebasar el universo conocido, alcanzar una nueva forma de revelación y misticismo. Cuando menos, estamos ante el fin de trayecto de los hallazgos recientes del grupo, que, casi por fuerza, deberá plantearse nuevos objetivos en el futuro.

MÁS SOBRE THE FLAMING LIPS
  • LG

    Y cuando tirarán los confetti en los conciertos?

  • skarPD

    Bastante de acuerdo con lo que dice Joan, aunque a mi no me parece tan obvio lo del fin del trayecto ni me parece la “ausencia de himnos” algo para echar en cara. Exuberante seria la palabra que yo aplicaria, pero de alguna forma Flaming Lips y exuberancia son casi sinonimos ¿no?.

  • Anónimo

    Great article but it didn’t have evi-ythengrI didn’t find the kitchen sink!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies