MondoSonoro Discos

Nuestro trío favorito, el mismo que hemos revindicado con empecinamiento en estas mismas páginas, acaba de darnos una patada en los morros con un disco en el que definitivamente se han quitado los pocos corsés que todavía les atenazaban. “El incendio” es uno de esos discos que acaba resultando toda una declaración de intenciones desde el principio y que se revindica a sí mismo como el álbum de amor de Sidonie. Amor en mayúsculas y sin complejos. Amor por la música, por el trabajo bien hecho. Amor ambicioso y sin cortapisas, de entrega total y dulce satisfacción. Amor, en definitiva, por el concepto mismo de la canción redonda que no sobrepase los tres minutos y no se pierda en los arreglos o la psicodelia de antaño. Un amor tan sencillo y efectivo como real y tierno. Así es el disco de Sidonie. Una obra que resta para sumar y que evita perderse en derroteros que no ayuden al discurso final.
¿Su obra más variada? Sin lugar a dudas. ¿La más atrevida? También. Y más si pensamos en los sarpullidos que va a provocar entre los que admiten un “I love you”, pero no acaban de aceptar un “Te quiero”. Porque digámoslo claramente: es valiente expresar en castellano sentimientos tan poderosos como el amor, por temor a resultar más cursi que una novela de Corín Tellado. Pero, por fortuna, Marc, Axel y Jesús salen reforzados hasta tal punto que apuesto mi sueldo de un año a que este va a ser el disco que mayor repercusión va a generar y gano seguro. Además también cabe admitir que esa concreción en las formas, ha provocado que estemos ante el que podríamos afirmar que es su disco más descaradamente comercial, si es que hoy en día, y ante la crisis de ventas de soportes, esa frase sigue teniendo sentido. Y es comercial en el sentido de que los pildorazos pop que contiene te llegan a la primera. Sin ir más lejos el álbum se abre con un single claro y directo, de estribillo arrebatador y que da título al disco, para continuar con un temazo como “La sombra” con ecos a la tradición de grupos de pop español cuyos máximos representantes serían Los Brincos. Recuerdan a Andrés Calamaro en “Viva el loco que inventó el amor”. Se vuelven delicados y sugerentes en “Algo nos pasara” y aún más delicadosy tiernos en “Por ti” Una balada que cuenta con un estribillo de esos que valen un potosí. Pero cuando realmente suenan arrebatadores es cuando echan mano del recurso de los vientos en una canción como “A la vera del mar” que recuerda a los Love de “Forever Changes” o cuando se sacan de la chistera una de sus mejores canciones, “En mi garganta”, que se inicia con una mandolina que puede recordar a Faces y acaba  con unos  coros que aseguran la participación del público en sus conciertos. En definitiva, Sidonie se han arriesgado y salen de su particular incendio sin rasguño ni quemadura alguna.

MÁS SOBRE SIDONIE

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies