MondoSonoro Discos

El rock anda servido de ejemplos de grandes artistas que en algún momento de sus carreras han acusado o bien una escasez de ideas o bien el hecho de que su estilo no se encontrara bajo los focos de la actualidad, o incluso ambas cosas a la vez. Pero los grandes de verdad son aquellos que, sin avisar, han sido capaces de sacudirse de un plumazo ese agarrotamiento con una obra de las que están a la altura de su legado.

Lo hizo Bob Dylan con “Oh Mercy”, Neil Young con “Sleep With Angels” o Tom Petty con “Echo” y aunque haya gente que se empeñe en presentar este “Devils & Dust” como un ejemplo de este tipo, un servidor tienen serias dudas de que así sea. Bien es verdad que el nuevo trabajo de Bruce Springsteen contiene buenas canciones como la que abre y da título al álbum o la roquera “Maria’s Bed”, pero, tomado como un todo, el último trabajo del Boss no tiene la suficiente pegada para convertirse en un clásico a la altura de obras como “Nebraska” o “The River”. Como mucho podría decirse de él que está por encima del anterior “The Rising” y que posiblemente sea su mejor trabajo desde “Tunnel Of Love”, pero poco más. Se trata de un álbum bien basculado que combina temas íntimos y acústicos con canciones más rockeras demasiado estándar, y aunque no entre mal del todo y cuente con algunos grandes momentos carece de mordiente suficiente para ser un clásico.

MÁS SOBRE BRUCE SPRINGSTEEN

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies