MondoSonoro Discos

Conor Oberst siempre ha sido un culo inquieto. Solo hay que chequear sus múltiples referencias con Bright Eyes y sus diversos proyectos paralelos (Commander Venus, Desaparecidos, Park Ave., …) para saber de su hiperactividad.

Por eso no es extraño que, poco más de un año después de “Cassadaga”, se descuelgue con un trabajo en “solitario”. Una curiosa iniciativa para un músico que ya hace lo que de la gana en Bright Eyes. Entonces, ¿a qué viene una obra como “Conor Oberst”? Pues simplemente como excusa para reunirse con unos amigos en México bajo el apelativo de Conor Oberst And the Mystic Valley Band, y grabar otro gran álbum de forma más relajada. En muchos sentidos, el disco que nos ocupa funciona como un notable apéndice al último de Bright Eyes. Les une la búsqueda de la espiritualidad y esas ganas de dar frescura a la música de raíces norteamericana. Un género que si bien es clásico, no tiene porque sonar a rancio. Además, como también pasaba en “Cassadaga”, “Conor Oberst” funciona como un repaso alucinado a diversas poblaciones de la geografía americana. Tepoztlán (pequeña ciudad mexicana donde se ha grabado el disco), Nueva York, Sausalito… Y presenta varias canciones que tocan la fibra. “Cape Canaveral”, “Get-Well-Cards”, “Moab” y “Milk Thistle”, están sin dudarlo, entre lo mejor de su repertorio.

MÁS SOBRE CONOR OBERST

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies