MondoSonoro Discos

Band Of Horses se convirtieron con “Everything All The Time”, su álbum de debut, en una de las sensaciones de la pasada temporada, sorprendiendo con un álbum que condensaba las virtudes del pop alternativo americano de la última década con grandes dosis de ensoñación folk y ambientación country.

La aguda voz de su líder Ben Bridwell se podía muy bien emparentar con la de Jim James, cantante de My Morning Jacket, -con los que guardan varios puntos en común- o con la de Jonathan Donahue de Mercury Rev, otros ilustres del pop-rock de orfebrería lisérgica. Sin embargo en este segundo trabajo los de Carolina del Sur se vuelven mucho más concisos tanto en la melodía como en las estructuras de sus canciones, perdiendo, en cierta medida, el componente etéreo e imprevisible de su instrumentación (algo habrá tenido que ver la marcha de Matt Brooke ahora en unos Grand Archives que no deberías perder de vista) y ahondando en el protagonismo melódico, mucho más pop, de esa mágica voz de duende que sigue siendo el principal valor de una banda que ha recurrido de nuevo a la figura de Phil Ek (Built To Spill, Modest Mouse, The Shins..) para poner en orden unas canciones, que convencen, pero no vencen. Es una segunda parte buena, pero por debajo de lo que supuso un primer disco que sí nos dejó con un excelente sabor de boca y cuya sombra oculta en cierta medida las virtudes de éste.

MÁS SOBRE BAND OF HORSES

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies