MondoSonoro Discos

Cuando uno se hace mayor se va dando cuenta de que no hace falta apretar la mandíbula para mantener el equilibrio y de que éste sigue ahí si, simplemente, caminamos con la cabeza erguida.





Profundamente convencidos de si mismos, The Unfinished Sympathy cogen una caravana (“Girl, You Don´t Have A Heart”), camisa de cuadros y gafas de sol (“Hooligans In Love”), mirada fugaz al retrovisor (“Continental Drift”) en un viaje sin peaje (“Homedrunk”) y optimista (“Magic Harvest”), con las paradas estrictamente necesarias (“Dear Diamond”), que les lleva a unos terrenos que siempre habían pisado pero nunca así (“We´re Gonna Be Parents”), tan libres de justificaciones (“Give Up Dig Down”). No pregunten cómo los pisan esta vez pues la respuesta sincera sería más sencilla que la normalmente esperada, sólo recuerden que -encuentren comida o dólares- estas canciones sólo se buscan a si mismas. Unas canciones que, parafraseando al maestro Galeano, sirven nada más y nada menos que para caminar. Y si lo prefieren sin metafísicas: probablemente el mejor disco posible de unos Unfinished que nunca se fueron, sólo caminaban en su propia dirección.


MÁS SOBRE THE UNFINISHED SYMPATHY
  • Anónimo

    Geez, that’s unleviebable. Kudos and such.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies