MondoSonoro Discos

Con su primer álbum y con sus populares remixes (¿hace falta que los recordemos?), el dúo francés Justice llegó lejos, muy lejos. Durante unos meses se convirtieron en uno de los nombres más grandes de la electrónica festivalera y en acreditados sucesores de los grandes maestros, Daft Punk, pero la influencia de los firmantes de “Around The World”x o “One More Time” se convirtió con el paso del tiempo en una losa que les impedía volar más alto. Por eso, Gaspard Augé y Xavier De Rosnay (que pueden tener bastante de caraduras, pero poco de tontos) empezaron a potenciar su cara más rock. Su look cada día era más rockero y sucio, sus patillas más largas, sus chaquetas de cuero más raídas, cada día colocaban más pantallas y más grandes en sus conciertos, cada día tomaban una actitud más de rock star (échenle un vistazo al documental “A Cross The Universe” si lo dudan). Y aquí estamos, cinco años después de que todo empezase, con un esperado segundo disco que, si algo hace, es despejar dudas sobre lo que pretenden ser Justice. Así que empiecen a tenerlo claro: Justice quieren ser estrellas del rock, pero del rock, rock. Y algunas de sus canciones bien pueden ayudarles a conseguirlo.
Sin abandonar sus herramientas electrónicas, Augé y De Rosnay apuestan en “Audio, Video, Disco” por un robusto sonido deudor del stadium rock y el hard rock de finales de los setenta o los ochenta. Y si han escuchado ya el disco, sabrán que no bromeo.

Cierto, Daft Punk samplearon las guitarras del “Release The Beast” de Breakwater, pero Justice no juegan a lo mismo. Nada de funk negro, “Audio, Video, Disco” es un disco que suena blanco, un disco de guitarras (ninguna es real) con máquinas, un disco macarra, de rítmos machacones, bastante horterón, que despista mucho a la primera escucha, pero atrapa con la repetición. Aquí no encontrarán ustedes referentes cool, guiños de especialistas en bandas ignotas, aquí lo que hay es mucho rock del que no suele estar bien visto. En 2011, Gaspar y Xavier han dado forma a un álbum que bebe, más o menos conscientemente, de AC/DC (“New Lands” y “Helix”), Rage Against The Machine (“Canon”), Goblin (el inicio clásico de “Audio, Video, Disco” o “Horsepower”) o incluso del hair metal y el rock duro comercial de hace treinta años (“On’n’On”), por no hablar del solo de “Brianvision” (el título lo dice todo). Y dependiendo de su background, podrás ustedes escuchar chispas a lo Led Zeppelin, Black Sabbath, The Who, Whitesnake de finales de los ochenta o también Giorgio Moroder, claro. Créanselo, porque la cosa va en serio y encima acaba funcionando. Justice no quieren ser como los demás y han apostado a cara o cruz. Su rollo es el rock.

MÁS SOBRE JUSTICE

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies