MondoSonoro Discos

Utilizando las cuatro estaciones como eje temático de la vida vivida (reseña de “Invierno”), Arana despierta tras el solsticio de invierno con la tenue luz de los primeros días de primavera, y bañan con fulgor- y paradójicamente, casi sin electricidad- estas nuevas canciones. Canciones, y volvemos a la contradicción, nocturnas y que inevitablemente, nos llevan al imaginario de su amado Mark Lanegan. Al ritmo que marcan las escobillas de la batería, el ex Cujo va encontrando cada vez más esa sobriedad que requieren sus composiciones. Con sutiles crescendos (“Perfecta”), usando la segunda persona del singular como recurso literario pero también como espejo donde las autopreguntas nos llevan a mayor confusión (“Almas Gemelas”), estribillos invisibles donde lo menos es mucho más (“Manatial”), y donde reinan, de nuevo, las preguntas retóricas, que no son más que una manera de cargarse de esperanza (“Antes de que te des cuenta”). La serenidad cristalizada a 33 revoluciones digitales.

MÁS SOBRE ARANA

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies