MondoSonoro Discos

angel

Ángel Stanich, ¿de dónde sacas tus ideas? Le preguntaría, si pudiera. Y la respuesta, aunque seguramente no desvelase ningún misterio insondable, sería bastante chanante. Como él. Inquieto, irónico y poseedor de un imaginario irresistible. Una de las voces con más personalidad surgidas en los últimos años -¡personalidad! solo hasta aquí ya era un éxito- pasa por la prueba del segundo disco con los galones que le otorga una gira interminable de presentación en sociedad. Y lo hace en modo triunfal, como quien duerme diez horas antes de un examen, gracias en parte a una banda de acompañamiento que a estas alturas es bastante más que eso. En el campo de juego Víctor L. Pescador (guitarra), Lete G. Moreno (batería), Álex Izquierdo (bajo) y la mano derecha de la formación, Jave Ryjlen (Idealipsticks), responsables de un soporte musical macerado en kilómetros de carretera que marca un antes y un después en la trayectoria del músico cántabro. Sigue siendo esencial además la figura del mentor, Javier Vielba (Arizona Baby), sin el que todo sería muy distinto. Seguro entusiasmado de nuevo a los mandos de la producción de quien ya no es tan joven padawan pero aún no ha mostrado todas sus cartas.

Antigua y Barbuda retrata a Stanich como una verdadera esponja de sonoridades, negándose a ser nada más que el crooner fronterizo predominantemente acústico que todos conocíamos hasta el momento para explotar distintas posibilidades. De los sintetizadores de Mátame camión (éxito instantáneo e hipervitaminado) a la más previsible respecto a sus registros conocidos, pero no menos estimulante, Un día épico. Concebido para escucharse en vinilo, en la cara B encontramos las mayores rarezas (o canciones que ganarán con el tiempo), capitaneadas por el delicado autoexorcismo que es Hula Hula y el descoloque total que supone un relato con aroma a transición como Camaradas. Destaca también Le Tour ’95, y es que el ciclismo profesional sigue siendo una de las competiciones más épicas y vapuleadas (desde dentro y desde fuera), así como un derroche de estilo cinematográfico. Pero más allá de novedades, de aciertos o de errores, la clave es el mantenimiento de su propia esencia como el narrador de voz singular y relatos intencionadamente difusos, creador de potentes imágenes proclives a la fantasía y a la propia interpretación. Un carácter y estética que refuerza de nuevo el envoltorio con el fantástico artwork del ilustrador vasco Jon Juarez, incluyendo un tributo a Janis Joplin y a la gente “que no se da mucha importancia”. Justo como el autor, aunque en realidad pudiera, un Stanich efervescente con todo por decir.

MÁS SOBRE ÁNGEL STANICH
Conciertos 11 noviembre, 2017 ÁNGEL STANICH

Torpe prejuicio

angel
Discos 20 octubre, 2017 ÁNGEL STANICH

Antigua y Barbuda

Conciertos 02 octubre, 2017 THE EXCITEMENTS

Vergel musical

Conciertos 27 mayo, 2016 IZAL

Celebración gravitatoria

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies