MondoSonoro Discos

Título elocuente. “Amnesiac”: la mirada de un grupo que ha tenido que crecer sin pasado. “Kid A” supuso la declaración de intenciones de una banda que lo tuvo todo a favor para engrandecerse por fuera, pero que apostó, ahora se ve claro, por enriquecerse por dentro. Por eso el traspaso de poderes de “Ok Computer” a “Kid A” resultó, cuando menos, esperado en su imprevisibilidad: la subversión explícita era la única solución. Tiene “Amnesiac”, en cambio, un tono más sutil y un guión más estructurado (“Knives Out”). Su impacto formal, menor; su latido interior, su hondura emocional, por el contrario, más sugerente y armónica (“Life In A Glasshouse” les acerca al jazz, por ejemplo).

Título elocuente. “Amnesiac”: la mirada de un grupo que ha tenido que crecer sin pasado. “Kid A” supuso la declaración de intenciones de una banda que lo tuvo todo a favor para engrandecerse por fuera, pero que apostó, ahora se ve claro, por enriquecerse por dentro. Por eso el traspaso de poderes de “Ok Computer” a “Kid A” resultó, cuando menos, esperado en su imprevisibilidad: la subversión explícita era la única solución. Tiene “Amnesiac”, en cambio, un tono más sutil y un guión más estructurado (“Knives Out”). Su impacto formal, menor; su latido interior, su hondura emocional, por el contrario, más sugerente y armónica (“Life In A Glasshouse” les acerca al jazz, por ejemplo). Radiohead vuelven a pervertir las formas con electrónica de desván (“Like Spinning Plates” o “Pull Pulk Revolving Doors” en la estela del catálogo WARP), guitarras polvorientas (“Hunting Bears”) y pianos desencajados (“You And Whose Army?” cerca de Alpha y Boards Of Canada), pero esta vez el resultado difiere de “Kid A” en su accesibilidad. Las melodías, los juegos vocales de Thom Yorke (más presentes e intensos), el formato de canción, las atmósferas y las composiciones, en un plano general, acercan al grupo a una denominación más pop (“Knives Out”, insisto, es el único vestigio de su pasado). Pero aun así cabe olvidarse, como se había llegado a rumorear, de un retorno a la esencia de “The Bends” o “Ok Computer”. Nada que ver. El principal logro de “Amnesiac” estriba en la capacidad de la banda por oxigenar su discurso desde una perspectiva menos extrema, menos obvia, más luminosa y terrenal. Un chispazo de radicalidad lanzado desde la superficie que lega la sensación de haber asistido a la obra más subliminal, perturbadora y admirable de Radiohead.

MÁS SOBRE RADIOHEAD

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies