Tras el verano, llega la hora de retomar las rutinas y costumbres. Así que el domingo nos dirigimos sin dudarlo a la ya clásica sesión de mediodía del Satélite T, donde oficiaban los getxotarras Zodiacs, power trío con casi dos décadas de trayectoria a sus espaldas.

Ante un público dominguero y familiar, los Zodiacs se marcaron un bolo de una hora de reloj y casi 20 temas que fueron de menos a más. Liderados por la enérgica voz de Ignacio Garbayo, empezaron con su vertiente más pop, rememorando temas antiguos como ‘Maniobras de control’, con la que abrieron el show, la redonda ‘Estimulantes’, ‘Carretera del norte’ o ‘Un buen día’.

La única nota negativa era el sonido, con demasiada presencia de la batería y poca de la guitarra, que se oía poco definida ante el empuje de la base rítmica. Sin embargo, a mitad del concierto se arregló el problema y todo fue a mejor con cortes como ‘María la serpiente’, con reminiscencias a M-Clan, o el muy coreado ‘Pinball rock’.

Los getxotarras continuaron por todo lo alto con buena tralla, brindando hits como ‘Chica normal’ o ‘Kowalsky’ y, después, se pusieron en plan macarras con ‘Pequeña idiota’ y ‘El enterrador’, dos de los momentos álgidos del bolo.

Hicieron amago de abandonar el escenario para volver unos instantes más tarde y ofrecer tres versiones impecables, de alto voltaje. Para empezar, el ‘September gurls’ de los míticos Big Star, muy a cuento en esta época del año. Y después, nada más ni nada menos que el ‘Substitute’ de los Who y el ‘You’re gonna miss me’ de los 13th Floor Elevators. De lujo.