Wilco es una de esas bandas que requieren de cierta entrega para disfrutarse al cien por cien. Sin esa predisposición, sus recitales pueden dejar de ser una experiencia memorable para quedarse en un conjunto de perfectas ejecuciones instrumentales con importantes caídas de ritmo. Una lástima cuando hablamos de músicos de la talla de Jeff Tweddy y compañía. Una vez más, los de Chicago derrocharon profesionalidad e inquietud en una velada de dos horas que empezó con tempo sosegado, como el de su último “Sky Blue Sky”, obra menor que revisita el folk country de los setenta y que, como ya comprobamos en el último Primavera Sound, gana enteros en directo. Destacaron “You Are My Face”, “What Light” y el piano protagonista de “On And On And On”, estas dos últimas en la recta final. Entre medio, la vertiente más clásica del grupo convivió con su personal visión del alt country, con piezas como “I Am Trying To Break Your Heart”, “I’m The Man Who Loves You” o “Handshake Drugs”. Una dualidad encarnada también por la rivalidad escénica entre un Nels Cline dado a los experimentos sonoros y los efectos a las seis cuerdas, y un Tweedy cuya aparición con sombrero de cowboy y harmónica evocó a unos rejuvenecidos Dylan o Neil Young. El nivel se mantuvo con “California Stars”, de sus discos junto a Billy Bragg, dejando para los bises las infalibles “Heavy Metal Drummer” y “Spiders”. Una recta final previsible compensada por sorpresas como la poco habitual “Pot Kettle Black”, la inicial “Sunken Treasure”, del doble “Being There”, o “Too Far Apart”, de su primer disco.