A nadie le gustan las despedidas. Aún cuando no son definitivas tienen un sabor agridulce que oscila entre la celebración por lo logrado y la nostalgia por lo que se va; cerrar etapas supone abrir nuevos caminos, pero también salirse de lo ya conocido. El pasado jueves Xoel López decía adiós  en la madrileña sala La Riviera, a su segundo trabajo en solitario, “Paramales” (Esmerarte, 2015); aquel que se asentó en los cimientos de su primerizo “Atlántico” (Esmerarte, 2012), a la vez que bebía del insuperable sonido Deluxe. Y aún inolvidable como es la vertiente más rock del gallego, cada vez son más los que se despegan del pasado y gozan de la inmediatez del presente.

Con unos iniciales “Patagonia”, “Yo solo quería que me llevaras a bailar” y “Aserea e o mariñeiro”; Xoel, no solo marcaba la textura del concierto sino que además se metía en el bolsillo a un público que hizo las veces de coro en casi la totalidad del recital. El gallego repetía la fórmula del Teatro Circo Price: jugar con el repertorio de sus dos discos en solitario, regalar la perla de “Ver en la oscuridad” junto a Miguel Rivera de Maga y hacer de ‘Historia Universal’ un gran broche final. Con grandes transiciones instrumentales y la convivencia del Xoel más rockero, con el López más latino; convierte sus conciertos en homenajes y sus canciones en terapia; así la sonrisa se dibuja encima y debajo del escenario; y el ritmo se convierte en dueño del cuerpo.

Dinámico y constante, un infinito “Asaltante de estaciones” ponía en alza la banda que acompañaba al artista con un puente instrumental que fue un paseo sonoro su vida, un recorrido por todo aquello que ha formado parte de su experiencia musical. Mientras, la intimidad del dúo junto a Lola García Garrido en “La casa hace ruido cuando te vas” llevó el show a otro punto; una vez más el mestizaje encontró en Xoel López una personalizada forma de existir; y el gallego, una forma de hacernos partícipes de esa despedida que sabe a comienzo. Porque ese comienzo ya es tangible. Xoel López anunció en directo que la grabación de su próximo trabajo comenzará la próxima semana mano a mano con su productor Ángel Luján. Qué mejor forma de transformar en un «hasta luego» eso que empezó siendo un «adiós».