El pasado viernes en la sala Penélope, se daba cita el que es sin duda uno de los grandes espadas del hip hop de habla hispana, el sevillano Tote King, tras su anterior paso por la sala But hace unos meses donde presentaba su último disco, “78”, venía esta vez a dar un concierto donde iba a repasar sus trabajos. El rapero multifrase, el toterreno, un tipo con una de las carreras mas prolíficas de nuestras fronteras, la friolera de 6 discos en solitario, sin contar los que comparte la autoría con su hermano Shotta y otros proyectos como La Alta Escuela. Sin duda un plan mas que apetecible de viernes pese al frío que ya va tomando posesión en la ciudad.

Al llegar a la sala, el grupo telonero daba los últimos coletazos a un show que tenía bien animado al publico asistente, que si no terminaba de dar una sensación de lleno, si que se veía una sala bien poblada y encaminada a una comunión total de betas y rimas. Ya en el interludio se veía algún que otro coro de rimas improvisadas y manos en alto alrededor. A los minutos hacía aparición en el escenario Dj Nexxa para ajustar los últimos detalles de su set up. Poco después, agarraba el micro y se presentaba para acto seguido presentar a Tote con una intro como mandan los cánones en estos saraos, a base de scratches y ritmos de los temas más conocidos de la discografía del de Alcántara, que saltaba al escenario junto con su inseparable hermano Shotta, que arrancaban con “Sangre y sudor” lo que tenía pinta de ser un concierto frenético. Y así empezó el recital de clásicos básicos y muchos muy imprescindibles de cualquier lista que se precie de hip hop castellano, y es que poco rapers mueven conciencia tanto como Tote con temas como “Mi política” o en cualquiera de sus a capellas, donde nunca faltan los afectuosos saludos a Jose Maria Aznar.

Otra de las cosas que da gusto ver en el escenario, es la estrecha relación con su hermano, a quien no para de ofrecer protagonismo, no solo con los temas que comparten y que pudimos escuchar como “Muchas gracias” (no apareció Swan Fyahbwoy para el estribillo, una pena) sino con los temas del propio Shotta, los cuales no paraba de alabar, en especial el de “Voy a”, que fue uno de los puntos álgidos de la velada, junto a otros como fueron “Ni de ellas ni de ellos”, “Como en casa”, “El premio pa ti” (El Canijo de Jerez tampoco apareció) o lo que fue la traca final del concierto, las colaboraciones que tienen en sus respectivos trabajos mas recientes con Morodo, que hacía aparición en el escenario (este si) para interpretar primero “Felicidad” para luego concluir con una sala totalmente desatada cantando “Todo el día barras”, perfecto para cerrar un comienzo de fin de semana al ritmo del mejor hip hop.