Quince años después de su primera gira española, la marca The Jayhawks goza de una excelente forma. Al igual que en aquella primera visita, el Kafe Antzokia se presentó lleno para recibir a Louris y sus fieles escuderos.

Superada la fallida reunión con Mark Olson, el pasado abril los de Minnesota publicaron su nuevo trabajo cinco años después de su anterior álbum. La banda proclamaba que la armonía reinaba de nuevo y las nuevas canciones dejaban bien claro que la brillantez marca de la casa estaba muy presente. Y no hay como salir de girar cuando se impone el buen rollo en un grupo. Tras su visita del año pasado, volvíamos a tener ganas de The Jayhawks, de conocer cómo resultaría sobre las tablas ese “Paging Mr. Proust”.

Siete temas del nuevo disco formaron parte del repertorio del pasado sábado en Bilbao. “Leaving the monsters behind” no me la quito de la cabeza. La calidez que desprendió “Lovers of the sun” con mucha probabilidad sirvió para aumentar la temperatura de una sala abarrotada y muy fan de una firma, The Jayhawks, que es sinónimo de una artesanía emocionante y difícil de igualar.

El show fue aumentando en energía tras la primera media hora. Ayudó, sin duda, el nuevo fichaje Jeff Lyster (Eels, Lucinda Williams…) que demostró aportar a la guitarra todo lo que el directo de la formación requiere. Por descontado, cuando suenan hits atemporales y únicos como “Blue”, “Save it for a rainy day” o “I´d run away”, la victoria es segura y por goleada.

No faltó electricidad (“Big star”) en un repertotio variado y equilibrado que alcanzó los cien minutos de duración. Tras un break merecido, Louris regresó en solitario para dar buena cuenta de “Settled down like rain” y “Angelyne”. Era ya cuestión de rematar con la banda al completo y ganarse la ovación del respetable poniendo fin a otra velada para el recuerdo: “I´m gonna make you love me” y “Bad time”.

Cuando una copa está bien puesta destaca por su equilibrio, combina fuerza y templanza logrando un resultado final superior, embriagador en su justa medida. The Jayhawks son como ese maravilloso trago, elegante al máximo, que te sienta muy bien y genera emociones muy poderosas. ¡Salud!

The-Jayhawks_Kafe-Antzokia_Tom-Hagen-02