Llega la Navidad y como cada año vuelve una edición del Festival SantasPascuas, un festival que puede presumir de tener una línea programática cuidada en la que caben artistas locales que despiertan interés en el resto del país y artistas nacionales que están escribiendo algunas de las mejores páginas actuales de la música española. Para su jornada inaugural, han sido las bandas que llevan un elemento más festivo en su repertorio y que son capaces de atraer a un público más heterogéneo las elegidas para ofrecer un divertimento vespertino tras la copiosa comida de Navidad.

Abrió la tarde noche Cabezafuego (foto inferior), que venía a presentar su flamante nuevo álbum “Somos Droga”, un compendio de chaladuras relacionadas con el tema tóxico que este artista se ocupa de convertir en canciones a la manera de disco conceptual. Abriendo con “Chino Blues”, la canción más de corte de rock clásico del lote. Tras ella se dio paso a la psicodelia foral de “Caramelos 6 de Julio” o uno de los himnos de su discografía “El Traje del Emperador”. Hubo tiempo para una colaboración en modo MC en “Busco Título” .

Cabezafuego se movió de un lado a otro durante todo el show y bajó del escenario a hablar con su público, mostrándose virulento en varias ocasiones con palabras como “os odio” aunque luego rebajaba la tensión con un “aunque luego uno a uno me caéis bien”. Pero el público le perdona todo, quizá porque no sabe muy bien donde está el límite entre la persona y el personaje y recibían sus mensajes sin tomárselo en serio, como hace el propio Cabezafuego con su música. Una “Pachuca” con una deliciosa guitarra de Jon Ulecia o el tema anti-snob “Balada del Irritante” jugando con el “Loser” de Beck dieron algo de empaque a un concierto deslavazado por momentos.

Mientras la sala Zentral iba llenándose, Kokoshca (foto inferior) tomaron el testigo de casi un año sin tocar por los escenarios de Pamplona. Abrieron con los temas más atmosféricos como “Hay una luz”, “Serengueti” o ese tema con cadencia flamenca que es “Mi consentido”. Hubo un momento para el homenaje al malogrado Roberto C. Meyer con la versión del navideño “Christmas Tree Nightingale” de Alpha 60. Para la parte final se guardaron la triada de hits “Directo a tu corazón”, “No Queda Nada” y “La Fuerza” con la colaboración de su antiguo batería Javier Aznárez a la voz. Estuvieron quizá menos enérgicos que otras veces, pero salvaron la papeleta con creces gracias a que poseen algo que otros no pueden afirmar que tienen, que son canciones que se sostienen por si mismas.

Los Coronas (foto inferior y encabezado) aparecieron por el escenario de Zentral pasadas las 11 de la noche. El grupo madrileño ha encontrado la fórmula para gustar a todo el mundo incorporando el carácter más popular (que no populista) a su discurso de música surf con espíritu rock and roll. Con una iluminación más tenue de lo recomendado, la banda de Fernando Pardo y Javier Vacas fue desgranando temas de su flamante nuevo disco grabado en Tucson “Señales de Humo”, aderezadas con algunos de los clásicos de la banda, en donde hubo lugar para una revisión del “Corazón contento” de Palito Ortega o ese homenaje a Kraftwerk que son “Jinetes Radioactivos”.

Esta ha sido la fiesta del Santas Pascuas, un evento que quizá ha supuesto un pequeño retroceso cualitativo respecto a ediciones anteriores pero que es el prolegómeno para una serie de conciertos de mucho alcance en los próximos días en los que veremos los directos de Juan Perro, Rosalía y Raúl Refree y Jeremy Jay.