2017 fue el año en el que Pimp Flaco y Kinder Malo se consagraron como dos de los grandes nombres de la escena urbana nacional. Los de Badalona son, probablemente, los mayores exponentes del trap hecho en Catalunya y eso los ha llevado a embarcarse en un tour que ha recorrido casi todo el territorio español (con parada en el Sónar incluida) y algunas partes de América. Además, esa misma temporada publicaron “Terremoto Turquesa”, un primer trabajo con potrada entrañable en el que mostraban lo mejor de ese sonido propio que desarrollan desde sus orígenes en YouTube. Nada mal para dos hermanos que llevan yendo a su bola desde que empezaron a hacer música hace casi cuatro años.

Para dar el pistoletazo de salida a su 2018, año en el que demostrarán si son capaces de mantenerse en lo más alto, Pimp Flaco y Kinder Malo han realizado un par de bolos en Madrid y Barcelona. Tras prácticamente llenar la Sala BUT de Madrid el 26 de enero, los raperos volvieron a la carga el pasado viernes 2 de febrero en la Razzmatazz 2 de Barcelona, en un concierto respaldado por el club Fuego.

A priori, el trap puede ser un género poco accesible para el público general. Sin embargo, el tema del amor o el éxito es recurrente en las letras de Pimp Flaco y Kinder Malo, por lo que no sorprende su conexión con aquellos más jóvenes. Quizá por ello gran parte de los que hacían cola para entrar en Razzmatazz o comprar algo en el puesto de merchandising de los raperos parecían no superar los veinte años. Eso explicaría también por qué había padres custodiando la barra de la sala mientras sus hijos luchaban por las primeras filas.

Tras un warm up en el que sonaron temas como “Blue Boss” de Sampa the Great y un telonero que, pese a las buenas bases, dejó a todos bastante indiferentes con la ordinariez y agresividad de sus quince minutos a solas, la expectación era alta. Por eso los móviles no tardaron en aparecer en cuanto empezó a sonar ese “Man with a Harmonica” de Ennio Morricone que tan bien abre su primer trabajo. Entre esta “Intro” y los maullidos de Dora, la gata que da nombre a Dora Black (el colectivo formado por los dos hermanos), Pimp Flaco y Kinder Malo salieron a escena preguntándonos qué es el amor.

Empezaron a explicarlo con “<3”, pero en menos de un minuto dejaron el tema y, otra vez entre maullidos, arrancaron con ganas “Terremoto Turquesa”, canción que da título a su álbum. Tanto Pimp Flaco como Kinder Malo consiguieron transmitir su energía a un público que no tardó en corear cada una de las palabras de sus temas. De este modo, el ambiente no decayó con “Bostezo”, colaboración de Pimp Flaco con el productor Sandro Jeeawock.

Bajo la atenta mirada de Dora en los audiovisuales, siempre presente con maullidos entre tema y tema, los raperos pudieron mantener la energía con algunos éxitos como “Laberinto de amor” (tema para la banda sonora de “Algo muy gordo” de Carlo Padial y Berto Romero), “Yoganoma”, “Verdades” o la ya mítica “Chemtrails”. Entre tanto hit también hubo tiempo para los temas individuales de cada uno: “Serán las gafas” o “Me da igual” de Pimp Flaco, las oscuras “El banquero de Dios” y “Beso Negro” de Kinder Malo, o la recién estrenada “Tú y yo” del mismo Kinder sonaron en la cita. Quizá el instante de mayor tranquilidad del concierto fue durante esta última canción, que al tratarse de una novedad no fue acogida del mismo modo que las otras. El momento de tregua se aprovechó para recuperar fuerzas y encarar el último tramo de la noche.

“<3”, esta vez al completo y por partida doble, y “The end” fueron las encargadas de ponerle punto final a una exhibición de estilos en la que la división entre rap y otros ritmos más latinos podía volverse prácticamente invisible a ratos. Con un intenso directo, que en ocasiones pecaba de largo, pero que servía para mostrar el vínculo que ambos hermanos comparten en el escenario, Pimp Flaco y Kinder Malo han confirmado que han llegado a la cima para quedarse… Y que el amor es pico tres.