“Disco chino, disco vasco” cantan Perro en “Ediciones reptiliano”. Y la verdad que los murcianos triunfarían en la china comunista igual que lo hacen en la Euskadi de Urkullu. El viernes en el Satélite T cumplieron sobradamente. Era la primera vez que los veíamos y nos acercamos con ganas tras las buenas críticas de su bolo junto a Belako en el Antzokia hace justo un año. No defraudaron en lo que fue uno de los últimos conciertos de la gira de su tercer LP, “Estudias, navajas”. Hubo más de media entrada y, como suele ocurrir en el Satélite, transcurrió como en familia, con muy buena conexión entre público y banda a pesar de que estos estuvieron parcos en palabras.

Una intro de carácter ruidista dio paso a ‘Viva el porras’, muy coreada por el personal. Después metieron el acelerador con un ‘Papi papito ñam ñam’ que nos recordó a Lisabö. Sonaban empastadísimos a pesar del regular sonido que afortunadamente fue mejorando (en primera fila apenas oíamos la voz principal de Guillermo). Los Perro dominan sus instrumentos e intercambian entre ellos bajo, guitarra, teclado e incluso micro.

Siguieron en plan noise con “Catán” y “Azul mayoría absoluta” y después nos brindaron uno de los momentos álgidos de la noche con “La reina de Inglaterra”, seguramente su mayor hit hasta el momento. Acto seguido cayó “Droga porro”, uno de los temas más redondos de la banda con letra surrealista marca de la casa (“Coca Cola, no me mires a los ojos”), y después hubo cambio de onda con la oscura “OLRAIT”, en la que cobró gran presencia la base rítmica.

El cuarteto hizo amago de abandonar el escenario pero la gente quería más y no estaba dispuesta a dejarles marchar sin que tocaran ‘Marlotina’ que, cómo no, fue la locura. Alargaron la intro hasta hacerla casi interminable y después llegó el climax con “la fiesta más selecta” de viejas glorias del fútbol de los 90 como George Finidi, Valery Karpin o Jimmy Floyd Hasselbaink. Imperdible. Para terminar, los murcianos regalaron otro par de bises, entre las que cayó la inédita ‘Martillo’. En resumen, magnífica velada de indie para inteligentes.

perro-irene-mariscal-ii