Como una moto esperaban, impacientes, dentro de Planta Baja, un buen puñado de fans, muchos de ellos argentinos ocupando las primeras filas, la llegada de Él mató a un policía motorizado a nuestra ciudad. Tan emocionados, que cantar Maradona de Calamaro, debió parecer una buena idea para matar el tiempo mientras los de La Plata salían a escena. Cercanas las once de la noche, horario muy tardío para comenzar una actuación en la mítica sala granadina, los argentinos saltaron al escenario con un setlist en el que hubo que esperar al cuarto tema para que el grupo se adentrara en La síntesis O’Konor, disco que vienen presentando a nuestro país y que aquí tuvo una calurosa acogida.

Tras pasar, con gran éxito, por el Sonorama y el VdeValarés, en Granada se les esperaba con ganas, a juzgar por el “Sold out” que anunciaron días antes del concierto. Estamos seguros de que contar con Apartamentos Acapulco como teloneros contribuyó bastante a este llenazo cuyo cartel era el primero de los que veremos auspiciados por la tienda Discos Bora Bora esta temporada. Una temporada que este año daba comienzo con bastante antelación para lo que nos tienen acostumbrados y que demostró que en agosto sí queda gente en Granada, por mucho que nos empeñemos en decir que aquí no queda nadie en verano.

Comenzaron llenos de Magnetismo (La Dinastía Scorpio), un tema que ya arrancó los coros del público, especialmente de esas primeras filas de incondicionales que se las sabían todas y lo demostraron a voz en grito. El grupo, que en nuestro país tiene muchos seguidores, en parte por sus sonidos atmosféricos que tantos admiradores tienen entre los granadinos, ha conseguido afianzarse en el panorama independiente con su último trabajo, un disco en el que la instrumentalización se enriquece y se impregna de tintes más sofisticados donde la voz de Santiago Motorizado sigue siendo seña de identidad inconfundible del quinteto.

Los argentinos han presentado un gran disco donde las distorsiones se presentan con amabilidad, sin romper la atmósfera en la que sumergen al público durante todo el concierto, mucho más luminoso y equilibrado de lo que solíamos escuchar en sus discos anteriores. Lástima que, por cuestiones de horario, los dos últimos temas y medio de su repertorio no pudieran escucharse y tuvieran que recortar, súbitamente, dado lo avanzado del horario.

Antes de que ellos salieran al escenario fueron los granadinos Apartamentos Acapulco los encargados de caldear, nunca mejor dicho, el ambiente. Con la palabra de sus Nuevos testamentos en la mano, se hicieron rápidamente con un público que llegaba con muchas ganas de concierto, tras el parón estival que suele tener Granada desde junio a septiembre. Llegaban avalados por el éxito de prensa y público en los muchos festivales por los que se han paseado a través de nuestra geografía y sin haber pisado PlantaBaja desde las Demoscópicas de este año por lo que sus seguidores locales les pillaron con muchas ganas.

Apartamentos Acapulco

Es mucho lo que el grupo, que tuvo una tímida presentación en sociedad hace dos años, ha crecido, experimentado y conseguido desde su debut. Cambios de formación que han culminado con una alineación sólida y compacta en la que escuchamos a Ismael Cámara (guitarra y voz), Pedro Ernesto Moreno (bajo), Angelina Herrera (teclado y voz), Pedro Velardo (batería) y Efrén García (guitarra). Además de sus testamentos, como regalo, la banda traía en su repertorio el tema que prepararon para el Contempopránea, este año dedicado a Los Planetas, nada menos que el No sé cómo te atreves grabado con La Bien Querida, que completó esos Testamentos con los que los granadinos están difundiendo su palabra y su música en una intensísima gira.