Cuando Ocean Colour Scene aparece en el escenario y ves que Oscar Harrison, batería de la banda, tiene un ventilador a su lado, es inevitable no crearse expectativas. Que tras un escueto “gracias”, la primera canción sea “The Riverboat Song”, con un público fanático desgañitandose en un ejercicio de regresión noventera, significa que la noche puede desembocar de dos maneras: o bien en un concierto nostálgico en busca de los hits facilones, o una combinación de estos más alguno de los temas de su nuevo disco –el noveno-, “Saturday”, para demostrar que OCS no viven obsesionados con la fama. Mucho más sobrios y con un ambiente más relajado que la última vez que nos visitaron en un set acústico, la banda al completo –con las incorporaciones de Andy Bennett a la guitarra y Dan Sealey al bajo y teclados- parecen cómodos; sonrien, aplauden al identificar dos turistas entre el público ondeando banderas de su equipo local, y son varios los guiños entre ellos y para los fans. “Mrs Maylie” consigue que la sala llena al completo se mueva, le sigue “The Circle” y con “It’s My Shadow”, el guitarrista Steve Cradock factura un solo de guitarra de los que te immovilizan, sentado ante los teclados sin apenas immutarse. La conocida flema británica, suponemos. “Profit in Peace” se convierte en un himno intergeneracional tarareado por todos, y “Old Pair Of Jeans” y “Little Bit Of Love”, ambas de su nuevo disco, tienen muy buena acogida, con un sonido a caballo entre el blues y los OCS iniciales. “100 Mile High City” colapsa los teléfonos y cámaras del público y alguien comenta a mi lado, transpirando adrenalina, que se acaba de sentir diez años más joven. No es poco el mérito del grupo que consiguió que Oasis dijera de ellos mismos que son la segunda mejor banda, tras ser desbancandos por “Marchin’ Already” de OCS. El bis llega con un solo de Simon Fowler con “Robin Hood”, para después reunirse de nuevo todos con “Saturday” y “The Day We Caught The Train”, para reafirmar la idea que hay canciones que no entienden ni de modas ni de temporalidad.