El pasado viernes 2 de febrero desembarcaba en la sala Subsuelo de Pamplona una nueva edición de “Girando por salas”, esta vez con la presencia de Núria Graham y su banda. La vigatana, escueta en palabras, ofreció un recital intimista y ensoñador como los son los temas de su último trabajo “Does it ring a bell?”, que repasó de arriba a abajo en una hora larga de recital.

“Hide your emotions somewhere safe” fue el tema elegido para abrir la velada, creando una entrañable atmósfera plagada de lánguidos e hipnotizantes acordes. Ya con “Bird hits its head against the wall” se hizo notar la sintonía de una banda donde el bajo es un elemento potenciador de unas melodías finas a la par que profundas. Nos iban a hacer volar.

No tardaría en llegar “Cloud fifteen”, el que es ha sido el single de presentación de su último álbum y una de sus canciones más redondas hasta la fecha. Con un sobresaliente videoclip, la catalana releva a cámara el desparpajo que también muestra en directo, y aunque se pueda caer en el tópico de su juventud, una seguridad y unas tablas que ya quisieran muchos avanzados en esto de la música. Tras los primeros aperitivos, llegaría una muy Mac DeMarco “Sinner” que abriría el camino para un tramo en el que las recientes “Marianne”, “Does it ring a bell?”, “Lucifer Sam” y una poderosísima “Morphine” servirían de repaso a su álbum más consistente y armónico.

La maravillosa base rítimica de “Cristopher” y el final atmosférico de “Dark past” servirían de impás de lo más nuevo antes de retomar el hilo conductor del show con el naíf juego de voces de “Smile on the grass” y la enorme “You fall asleep so easily”. Habría tiempo para bis, e incluso para segundo bis (por petición popular) con una muy personalizada versión de “Toxic” de Britney Spears que hizo las delicias de un público rendido a la magia de la catalana.