Isasa, actual proyecto instrumental de Conrado, en otros tiempos, guitarrista de A Room With A View, no merece a cierto público. Abría Isasa para sus amigos Nueva Vulcano y una buena parte de los presentes, no sólo ignoraban las notas del madrileño, sino que berreaban como si no hubiera mañana. ¿Que habían venido a ver a Nueva Vulcano? Vale. Quedan claras ciertas estrecheces de miras. Aun así, acertadísima su presencia, en las antípodas de lo que vendría a continuación.

Los sonidos de “Las cosas” (La Castanya, 2015), el primer disco del madrileño, irradiaba tranquilidad, totalmente necesaria para afrontar el desenfreno inicial del trío de la Ciudad Condal, que se despachaba, de primeras, con canciones como “Solamente un fuego”, “Mogollón” o la grandeza de “Pop y espiritualidad”. En esta gira do it yourself que se han montado Wences, Artur y Albert, llegaba el turno de Madrid, dentro del ciclo creado por Moby Dick para celebrar su 24 aniversario. Acudían al Foro para presentar su nuevo y certero último EP, “Nombres y apellidos” (BCore 2016), del que ofrecieron sus dos temas, “Mike Woodward” y “El despertador”. La propuesta de Nueva Vulcano, hace tiempo olvidado Aina, anterior proyecto de Artur, desde el principio tuvo personalidad radicalmente propia. Los fans que perdiera con la desaparición de Aina ya los ha consolidado, y sobradamente. Cuatro elepés y varios EP’s, e himnos como “El mirlo”, “La ley de costas” o “Te debo un baile” hacen de Nueva Vulcano un ejercicio de valentía frente a propuestas una y mil veces ya escuchadas.