La imponente Plaza de la Laboral se vistió de gala para recibir al Monkey Day, un evento-festival de un día que reunió un cartel a priori interesante como para acercarse hasta allí. Con el aliciente de los escoceses Mogwai, los brasileños Cansei de Ser Sexy y dos reputados representantes de la electrónica mestiza de aquí: We Are Standard y Delorean, todo hacía barruntar una gran noche.

El ¡ay! del evento fue el público, bastante menos del que esperábamos y que no empezó a tener su puntito hasta que We Are Standard ponían sus pies en el escenario, justo cuando acababa de ponerse el sol.
Los de Getxo nos deben un disco que ya han preparado y del que saldrá un adelanto en formato EP después del verano. En apenas tres cuartos de hora tocaron dos temas nuevos que han incorporado lo ofrecido en su elepé de remezclas: “The Golden League”, y en “We Are Standard”.
Sus dos baterías funcionan en directo y a posteriori he de decir que me gustaron mucho más que unos Delorean que subieron al escenario como si hubieran llegado de la playa, y claro, con tan poco glamour no se puede ir por la vida.
Los de Zarautz exploraron en un suspiro “Subiza” , ese álbum que les ha colocado un poco más arriba en el escalafón de musts del indie estatal, y sí, hicieron ese ‘jitazo’ que es “Ayton Senna”, pero como si se lo hubieran dejado en casa.
La voz casi inaudible, las percusiones reales y enlatadas ocultaban todo y ni las guitarras cuando las había ni el de Ekhi Lopetegui, que parecía de adorno, se escuchaba. Todo ello provocó un desastroso concierto que con menos decibelios hubiera estado mejor.
Sin ser mucho mejor, el espectáculo de Cansei de Ser Sexy por lo menos fue divertido. A los brasileños ya les toca dar un nuevo hermanito a “Donkey” y este llegará el 29 de agosto. Se llama “La Liberación” y lo que oímos de él: el tema ‘punkie’ con letra en castellano que le da título tiene un gancho enorme. Lovefoxxx salió vestida con traje de luces y se vació por completo en un miniconcierto en el que hicieron su hit “Music is My Hot Hot Sex”.

Lo mejor del Monkey Day, estaba claro, fue la actuación de Mogwai. Casi ochenta minutos del mejor post-rock del circuito internacional, con el flamante “Hardcore Will never Die, But You Will” como hilo conductor.
Los escoceses, enrocados en una madurez que les sienta muy bien, plantearon un concierto expansivo que empezó con “White Noise” mientras se colocaban en el escenario. Su ecléctico set-list de doce temas combinó lo mejor de su arte: temas de su nuevo disco como la electrizante “Rano Pano”, la rockera “How to Be a Werewolf”, la clase magistral de “San Pedro” y ese corte en el que la voz es un instrumento más: “Mexican Grand Prix”
Junto a ellos hubo crescendos con explosión: “Helicon 1”, clásicos sin discusión como las bellísimas “I’m Jim Morrison, I’m dead” y “Hunted By a Freak”, nuevamente con la voz vocoderizada. El cierre de guitarras afiladas con “Mogwai Fear Satan” y “Batcat” fue como para crear afición. Enormes Mogwai.

Antes de todos ellos, Chiquita y Chatarra, Thee Brandy Hips y The New Raemon, intentaron calentar el ambiente bastante frío en la plaza.