“Nunca hubiésemos creído que empezaríamos el año con la campaña de crowdfunding para lanzar el disco, y lo acabaríamos tocando aquí”, confesaba Borja Mompó, cantante y compositor de la banda valenciana, mientras observaba atónito al público fiel y entusiasta que abarrotaba la Joy Eslava el pasado 17 de noviembre.

Pese a que su tercer y último disco, “Dos amigos”, vio la luz en abril de este año, no ha sido hasta pasado seis meses cuando hemos tenido la oportunidad de ver su presentación en directo, la prueba definitiva de todo el trabajo de un año. Aunque en realidad sería más correcto decir que es la prueba definitiva de todo el trabajo de seis años, pues fue en 2010 cuando Modelo De Respuesta Polar se presentó al mundo con su “EP”, con el sueño en el horizonte de tocar algún día en una sala como esta. Y por supuesto, no iba a ser tarea fácil. Sin ir más lejos, cuando apenas llevaban dos canciones sobre el escenario, tuvieron que cortar “Dos amigos” por un problema de sonido. Esto provoco una petición unánime de todo el respetable pidiendo que la volvieran a tocar. A lo que Borja respondió con un “empezamos de nuevo”. Esta anécdota sirvió para reflejar la ilusión de un público que lleva tiempo siguiéndoles y se sienten partícipes del buen momento en el que se encuentra la banda.

Con “Un fuego”, los valencianos provocaron el primer ápice de euforia y desgaste de garganta del público y de la mano de “Cómo crees” y “No estoy” inundaron la sala de un áurea íntimo a la que los presentes reaccionaron llevando sus cantos al susurro. La fórmula de Modelo De Respuesta Polar se basa en bases melódicas, bonitas, que se acercan a las de sus paisanos La Habitación Roja y que se completan con unas letras que hablan de amor, o más bien de la huella que dejó cierta persona en nosotros y es difícil de olvidar. Una historia con la que jóvenes de entre veinte y treinta años encuentran identificación y, sobretodo, comprensión.

En una noche tan especial para la banda, no quisieron olvidarse de amigos y compañeros de profesión. Martí Perarnau y Ricky Falkner (“Una gran influencia para nosotros”) se subieron al escenario para interpretar un par de temas junto a Modelo. El cantante de Mucho deleitó al público con un talentoso manejo de la eléctrica durante “Crece”, el single lanzado el pasado año. Por su parte, Ricky Falkner interpretó mano a mano con Borja el mejor tema del nuevo álbum, “Cosas increíbles”. Tras todo esto, sonaba “Miedo”, tema de su segundo álbum, “El cariño”, con el que cerraban la primera parte del concierto.

Tras unos segundos de espera, el cantante volvía solo al escenario. Se enfundó la guitarra y dirigiéndose al público dijo: “Nos vamos a quedar con esto en la cabeza unos cuantos años”, para posteriormente interpretar la melancólica canción de “Los días”. Ya con la vuelta del resto de la banda, Modelo De Respuesta Polar interpretaron tres temas más para cerrar la noche, entre los que se incluía “Que no se apague”. Su estribillo “que no se apague nunca” fue la mejor frase final para cerrar su primer asalto a la Joy Eslava.