El pasado 1 de Marzo comenzó en Valencia la gira de despedida de uno de los grupos emblemáticos de los últimos 17 años en este país. Los Enemigos comenzaron su principio del fin particular en la sala Republicca, completamente llena de un público que no se terminaba de creer que aquella era su última oportunidad de ver en directo a esta singular banda, al menos en esta ciudad. Si nos fijamos en sus dos horas y media largas de actuación, incluidos los tres bises, ellos si parecían estar despidiéndose. Revisaron toda su discografía, desde sus primeros tiempos menos conocidos hasta sus últimos éxitos, que los han acercado a un público más joven, el cual los mira como a un grupo de culto, tal vez un poco debido también a su inminente separación. Los Enemigos desplegaron en el escenario todo el buen hacer del que son capaces estos madrileños que han sabido conectar con el público de esta ciudad, a la que han convertido en una de sus plazas fuertes, dónde siempre son bien recibidos y ellos lo agradecen ofreciendo toda la música que llevan dentro. Desde los desgarradores punteos de Josele, con su inconfundible voz ronca (ayudada por un buen gripazo que no le impidió estar a la altura), junto con Fino, acompañándole y arropándole siempre y también cantando algún que otro tema, a Manolo, con sus eternas gafas de sol y su depurada técnica, y Chema, marcando distancias con su batería, este grupo nos hizo lamentar su separación. En definitiva, un concierto que nos hará muy difícil olvidar a esta banda. Hasta siempre, Enemigos. Salud y rock´n´roll.