El Jazpana es un festival organizado por un grupo de jóvenes del pueblo, hecho desde el amor a la música en la localidad guipuzcoana de Beasain. Se apuesta por grupos de referencia del momento, bandas internacionales y con el apoyo de la potente escena local de la zona. Un festival montado por amor, pero con un nivel de trabajo e implicación de la organización que ya se quisiera en muchos festivales profesionales. Ni un minuto de más en cambios de escenario y el mejor trato humano que he visto, a todos los niveles.

El viernes a primera hora abriendo el festival estaban Colapso, banda de Grindcore del pueblo, buen desempeño y buena ruidera para empezar la primera jornada de un evento que no tiene complejos a la hora de mezclar estilos. Cinco minutos y empezaban Sacco en el otro escenario de la carpa. El trío de Irun era uno de los grupos que más ganas tenía de ver en directo del festival ya que no se prodigan mucho por esos lares. Han editado su primer disco a través de la plataforma de autoedición Bidehuts, una edición muy bonita por cierto. Tocaron sus 40 minutos sin tregua, intercalando pasajes calmados con furiosas guitarras, simplemente arrolladores. Los siguientes en salir a escena eran Borrokan, ejecutando finamente sus capas entre el noise y el hardcore.
El viernes empezaba duro y oscuro, y tocaba cambiar de tercio al rock and roll de la mano de The Connection, que contaba con la participación de Kurt Baker de The New Trocaderos, intercalando temas de ambos grupos, para después acabar la noche saliendo a escena con los guipuzcoanos Bullet Proof Lovers, una de las revelaciones de la escena vasca del año pasado con su LP de debut. Como plato fuerte de la jornada nos esperaban The Unfinished Simpathy (en la foto superior);  la mítica banda reunida para el 25 aniversario del sello Bcore se acercaba a Beasain, donde ya habían tocado con sus otros proyectos paralelos. El broche a la primera noche lo puso Dj Göo, que nos tuvo atrapados en la carpa hasta que nos arrastramos a dormir, que el Jazpana Fest no había hecho más que empezar.

the_connection_garbiñe_irizar

El sábado llegamos al recinto mientras Everybody Here Wats You homenajeaba al gran Jeff Buckley, actuación que llegó tras Mammut & the stuck palmeras. Y le tocó el turno a Señores, una banda en un estado de forma pletórico, se saben con temazos e interpretan que se te caen las bragas. Que se puede decir más de ellos, están terminando de presentar su último 7” “Verbena en la plaza del pueblo”, y suenan engrasados. Un placer verles siempre.
Llegó el turno a Anari, presentando su quinto trabajo “Zure aurrekari penalak” (2015), editado también a través de Bidehuts, que está ayudando a dar pie para la edición de muchos proyectos de la zona. El concierto estuvo muy concurrido y se notaba las ganas que había de poder disfrutar de su directo, seguramente de los momentos más especiales del festival. Salieron a escena las Mourn, y es que es mayúsculo lo de estas chavalas, simplemente acojonante, poco más que decir, un gusto disfrutar con su desparpajo.

mendetz-concierto

Tras la impresionante actuación del cuarteto catalán, comparecian Joseba B. Lenoir Gang. El músico de Bera se acompaña en este proyecto de Felix y Xan de Willis Drummond, Miren y Ander de Napoka Iria, intensos y ruidosos suenan completos y compactos en directo. Tras ellos les tocaba a Girls Names, la banda norirlandesa empezaba su gira peninsular en Beasain y la verdad que fue una gozada que estuvieran en Jazpana. Tras ellos, Rural Zombies subían al escenario. Los de Zestoa son una joven promesa que esa misma noche abría para Grises en el Kafe Antzokia, bailables y muy enérgicos habrá que tenerlos en cuenta y seguirles la pista. Como punto final para el festival estaban Mendetz, (en la foto) dispuestos a poner patas arriba la carpa para acabar por todo lo alto, Tutu&Lucient, cerraban la noche con una sesión de electrónica noventera hasta última hora, para cerrar un festival que es una auténtica gozada. Volveremos, sin duda.