Estamos viviendo una de las épocas más caóticas para la industria musical; por una parte hay una facilidad impresionante para que nuevas bandas y solistas emerjan, pero por otra, al haber tantos músicos, tantas plataformas y tan pocos filtros, es mucho más complicado destacar. En la sala El Sol Leire Villanueva y su banda demostraron que Iseo es digno de verse, escucharse y ser seguido. Es una banda que brilla en el mar de posibilidades que existen, poco a poco se consolidan y muy probablemente se lograrán hacer un hueco entre los grandes artistas españoles.

En su gran mayoría, el repertorio de Iseo es en inglés, posiblemente porque la cantaautora se siente más cómoda escribiendo e interpretando en este idioma; a su público parece no importarle ya que la corearon de principio a fin del concierto. Aunque el evento duró solo hora y cuarto, la banda logró ofrecer una gama de canciones y registros que iban desde un cover espectacular de “Bésame mucho” hasta uno de sus temas en francés “C’est pas toi”.

De las cosas que hacen tan especial a Iseo es su manera de relacionarse con el público y el hacerlos formar parte de sus canciones mediante un “loop station”, donde ella se graba en directo y graba también partes de los coros con la gente, para así meter estás repeticiones mientras suenan los temas. Este tipo de espectáculo lo comenzó haciendo en solitario, hace aproximadamente siete años, y es por eso que anoche la banda la dejó sola sobre el escenario para cantar “The Wave” y “Bésame mucho”, para recordar sus inicios y compartir esto con los asistentes. Pasando por la guitarra acústica y los shakers para lograr canciones felices con tonos que te podrían transportar a la playa como “Deep Voice”, hasta temas mucho más oscuros y eléctricos como “Castle”, es lo que ofrece Leire y su gran banda la cual en esta canción pueden llegar a transportarte a una América profunda con ciertas notas de blues de otra época.