Tampoco íbamos a poder contarles demasiado a propósito de la segunda visita a la Ciudad Condal de Green Day con su nuevo disco, “Warning” (Reprise/Warner, 00), como eje central. Apenas un mes antes, el trío se mostraba en envidiable forma sobre el escenario de la también barcelonesa sala Bikini. Así que pocas novedades, apenas unos leves matices, distinguirían el repertorio de este segundo show. Digamos entonces que la diferencia fundamental iba a residir en que, en esta ocasión, Green Day actuarían para los auténticos fans del grupo, los que estuvieron dispuestos a pagar casi cuatro de los verdes por disfrutar de las canciones de los creadores de “Dookie”. Y lo más sorprendente es que Green Day siguen teniendo capacidad para reciclar a su audiencia –o por lo menos a parte de ella-. Porque queda claro que poca gente en común tuvo este show con su primer concierto en La Báscula o con sus dos visitas siguientes al Garatge Club, de hecho la práctica totalidad de los aficionados que iban a verles aquella noche eran unos auténticos niños cuando “Basket Case” arrasaba en las listas –así que no hablemos ni siquiera de “Kerplunk”-. Aún así, conocían al dedillo los clásicos del trío californiano, desde “2000 Light Years Away” a “Welcome To Paradise”, interpretadas todas con vocación de entertainers y muchas –las del nuevo disco- con guitarrista de acompañamiento. Al final, una actuación amena y efectiva en lo musical.