Tremendo concierto el vivido con estas dos bandas salidas directamente del global-punk del siglo XXI. Los franceses de La Phaze están abriendo los conciertos de esta gira europea de Gogol Bordello y visto su show, son una de los mejores grupos que Eugene y su multicultural banda podrían escoger de teloneros. El power trío de Nantes allá donde va sorprende con esa mezcla de jungle y drum&bass defendida tanto con guitarra, bajo y batería como con máquinas. Pero lo que los hace únicos es esa energía punk con la se muestran. Sobre todo su cantante y bajista que parece poseído por el mal del baile. A Eugene no le importó salir con ellos a cantar (es un decir), una versión de su “Immigrant Punk”, para avanzar lo que se nos venía encima. Al acabar ellos, DJ Scratchy, colaborador de los Gogol, amenizó la espera de forma didáctica. Tema que ponía, explicaba el por qué. Así cayeron Manu Chao (que andaba por la sala), Che Sudaka y una buena muestra de música balcánica. Todo en la justa medida para que cuando entraran los Bordello, el público estuviera en su punto álgido para recibirlos a lo grande. Y aparecieron los gypsy-punks más locos del planeta. Increíble la energía que destilan en el escenario e increíble como la sala Apolo al completo vibró ante su entrada. Si no recuerdo mal empezaron con “Ultimate” el tema que abre su reciente y recomendable “Super Taranta!” y ya casi no hubo pausa. Eugene toma la posición central, en medio de todo, rasgando su guitarra sin descanso y sin delicadeza, flanqueado por un violín y acordeón que dan a su música la suficiente credibilidad gitana. Tras ellos, un guitarra, un bajo y un batería contundentes y resolutivos, aunque el movimiento en el escenario era constante. Y después, de vez en cuando, dos animadoras tipo cheerleader, pero punkies, aparecían con tambor y platillos haciendo coros y espoleando al personal. Y a pesar de la locura reinante, ¡sonaba bien! Nunca he visto una sala Apolo donde la demencia clásica de las primeras filas se extendiera casi hasta el final de la sala. Tocaron temas de casi todos sus discos y hubo momentos álgidos con “Start Wearing Purple” o con “Zina-Marina” donde Eugene apareció con una peluca largísima. Y para acabar el clásico “Baro Foro” con toda la banda al máximo y un Eugene que no surfeo subido encima del bombo como siempre hace, por que lo hizo a pelo entre las manos del personal. Se están haciendo grandes y espero que eso no cambie su locura.