Finalizó ya la quinta edición de Pal Norte 2016, uno de los mejores eventos musicales  en Latinoamérica. Los asistentes al festival quedaron maravillados con el elenco y la puesta en escena de todos los artistas, aunque nosotros vamos a centrarnos en la actuación de Enrique Bunbury. Con cerca de ciento treinta y cinco mil asistentes que se acercaron al Parque Fundidora de Monterrey, México, durante los dos días, el festival crece considerablemente en asistencia, superando en más de veinte mil personas la asistencia del año anterior.

Desde la presentación del line-up se preveía la masiva afluencia de público en esta edición. 50 Cent, Carla Morrison, Enrique Bunbury, Caifanes, Los Fabulosos Cadillacs, Natalia Lafourcade o Two Door Cinema Club entre otros grupos hicieron las delicias de propios y extraños durante dos días de música y emociones a flor de piel. Pero, como decíamos al principio, estuvimos allí para presenciar el concierto de Bunbury.

Bunbury-concierto-3

El aragonés arrancó su show (enmarcado dentro del “Mutaciones Tour”, una gira en la cual presenta su nuevo disco “El libro de las mutaciones”), con una puesta en escena totalmente renovada que causó furor entre los asistentes. Cabe decir que esta era la segunda participación del artista español en el festival y sus fans le esperaban para acompañarle en un viaje musical que arrancó sobre las diez de la noche en el Escenario Indio.

El concierto comenzó con “Iberia sumergida” y “El club de los imposibles” provocando las primeras ovaciones. La gente disfrutaba con el artista maño que canción a canción lograba enganchar más al público. Y no podemos pasar por alto que, aparte del propio Bunbury, en este show tiene un papel importante su banda, Los Santos Inocentes, que durante tantos años se han ayudado mutuamente para consolidar el espectáculo. Durante aproximadamente hora y veinte minutos de actuación, sonaron algunos temas míticos de Bunbury. “El hombre delgado que no flaqueará jamás”, “Mar adentro” y “Lady Blue” fueron algunos de estos temas que el músico aragonés regaló al público asistente que enfervorecía a cada segundo que pasaba, con lo que era evidente que Bunbury se siente cómodo interpretando canciones de las distintas etapas de su carrera musical. Eso sí, debemos destacar la emotiva interpretación, en la parte final del concierto, de “La chispa adecuada”, canción que hizo vibrar a las sesenta mil personas que estaban presenciando la actuación, lográndose una comunión entre el artista y su público, en lo que fue uno de los actos más destacados de Pal Norte 2016.

 

Bunbury-concierto-2