Por fin teníamos la oportunidad de comprobar cómo suenan sobre un escenario las canciones de “From home to home”, primer álbum de Eyeslandic. Tras este nombre artístico encontramos a Toni Barceló, músico mallorquín (cántabro de adopción), que puede presumir de haber editado uno de los discos de rock, folk americano, pop… más redondos del pasado año.

Pero antes de Eyeslandic, había que abrir boca, nunca mejor dicho… “Hola, buenas noches. Somos Los Bocatas y somos uno”. Así se presentaron Los Bocatas, proyecto musical unipersonal del cántabro Fernando Prieto (Matahambres cuando se cuelga la guitarra y se pone el sombrero de cowboy). Desde luego, se trata de una propuesta que no deja indiferente a nadie. Musicalmente, se mueve dentro de los parámetros del rock fronterizo (el sombrero vaquero no es por casualidad), pero es en las letras donde radica su peculiaridad. Cada canción es una oda a un bocadillo, desde el clásico de chorizo, hasta el de atún, pasando por el vegetal o el perrito caliente. Toda una experiencia.

Cuando escuchas “From home to home” notas el cuidado, el mimo y la pasión que Barceló ha puesto en esta colección de canciones. Lo mismo hizo a la hora de presentarlo en directo. En esta ocasión estaba bien arropado por músicos de sobra conocidos por el público cántabro, Mario de Inocencio y Héctor Gárate a las guitarras, Carlos Estirado al bajo y Dani Rodríguez en la batería.

El concierto consistió en la interpretación del disco en su totalidad y en el mismo orden que en su formato físico. La intro “From home” dio paso a “Like a picture from a landscape”, dejando claro lo que nos depararía la velada: sonidazo y actitud. Uno a uno, iban cayendo todos los temas, “I don’t know (but I guess)”, “Homeless”, con versión de “Falling Slowly” de Glen Hansard incluída. Reseñable también el respeto y atención que demostró el público en los instantes más íntimos y sosegados del concierto. Además, la noche dejó para el recuerdo varios momentos realmente emocionantes. Uno de ellos fue sin duda la colaboración con Menhai en “When I am down”. Combinación ganadora la de Barceló y Bartolomé.

Con “To home”, la banda dejó solo en el escenario a Barceló que nos puso la piel de gallina con su sentido homenaje a Dolores O´Riordan, interpretando “Zombie” de los Cranberries. “Everything goes to an end”, “Pantumaca”, mano a mano con Los Bocatas, y un “Blackbird” de The Beatles, cantado con su guitarra colgada mientras paseaba entre el público, fueron los encargados de poner punto final a una velada irrepetible. Bravo.