Sinceramente, no se me ocurre mejor manera de celebrar un cumpleaños que ir a un concierto de Elliott Murphy. Es lo que llevo haciendo los últimos trece o catorce años, salvo contadas excepciones. Y es que, como bien recordó el propio Elliott a lo largo del show, Bilbao se equipara en su ranking de actuaciones con París o New York.

A lo largo de estos años Murphy ha conseguido una legión de hardcore-fans que siempre agotan las entradas de sus conciertos y que disfrutan de lo lindo de sus pases, sin atisbo de crítica o propósito de enmienda. Pero nosotros, que le seguimos desde hace muchos años y que le hemos visto muchas veces, bien sea con banda o bien en formato dúo con Olivier Durand, este año salimos del concierto con un regusto amargo.

No me entendáis mal. El concierto fue muy bueno, con emocionantes momentos, ya desde el principio, como una versión lenta y llena de matices y efectos de guitarra de “Drive All Night”, o con la sentida versión de “You Never Know What You’re In For” que dedicó a un tipo del público que también celebraba su cumpleaños. O su escalofriante homenaje al fallecido Tom Petty con un cover de su clásico “Free Fallin”. También hubo sitio para temas nuevos de su último trabajo, “Prodigal Son”, como “Chelsea Boots” o “Hey Little Sister” y para los clásicos, que no pueden faltar: “On Elvis Presley’s Birthday”, “Last of the Rock Stars”, “Green River” o “Come On Louann”. Pero algo faltó. No encontramos la energía del pasado, la emoción de otras ocasiones, esa sensación de que lo que estas viendo y viviendo, pese a encontrar los mismos latiguillos, las mismas bromas o similares canciones que en otras ocasiones, es único.

Nada de eso encontramos el pasado domingo en la Sala BBK; puede ser que Elliott Murphy estuviera cansado, que esa gira tenga algo de despedida o que el formato de dúo acústico esté ya más que amortizado si no agotado. No lo sé, pero algo nos faltó el domingo. Algo que nos tocó muy hondo hace muchos años cuando le escuchamos por primera vez en una maltrecha TDK y que ha seguido haciéndolo a lo largo de estos años. Seguro que lo seguirá haciendo.