Las cuentas que Editors dejaron pendientes tras su paso por el Summercase este verano quedaron saldadas con creces en su actuación en Joy Eslava. Ni el horario (aún era de día) ni la duración de su concierto en julio dejó contentos a los cada vez más numerosos fans, que en esta ocasión no quisieron perderse detalle. Con entradas agotadas y el foso abarrotado ya en horario de teloneros (How I Became the Bomb y The Boxer Rebellion, que amenizaron pero no se ganaron a un público que esperaba ansioso la comparecencia de los de Birmingham), Editors aparecieron en escena con una puntualidad sorprendente. Con un set intenso y tampoco demasiado largo (hora y cuarto casi sin respirar, con apenas algún gracias entre canción y canción), no hubo ningún tema indispensable que se quedara en el tintero: sonaron “Munich”, “Bullets”, “An End Has A Start”, “Racing Rats” y, espléndido broche, “Smokers Outside The Hospital Doors”, entre muchas otras. También les dio tiempo a estrenar una canción nueva y a recuperar alguna cara B de sus primeros tiempos. Tom Smith está cada día más suelto y pasó parte del concierto tocando de pie sobre el piano mientras el público coreaba hasta los solos de guitarra de Urbanowicz. Editors tienen alma de grupo de estadio, pero su energía está mucho más cerca de unos U2 que de (comparación habitual) música-para-todos-los-públicos del tipo Coldplay.