Día importante y señalado en nuestras agendas ya que Deafheaven hacían la primera visita como cabezas de cartel a Barcelona en una sala abarrotada. Su tercer disco “New Bermuda” ha sido calificado por muchos medios nacionales e internacionales como la máxima revelación dentro del metal del año pasado. Eso es bueno y malo a la vez, ya que crea expectativas las cuales no se podrán cumplir dependiendo de quién sea el sujeto que haya asistido a este concierto.

Pero empecemos por la telonera Myrkur (en la foto inferior) que con Amalie Bruun como vocalista principal que logra odios y amores por igual. De los odios sinceramente pasaré de opinar porque después de escuchar su Ep y su primer disco, y viendo su directo, yo personalmente no los entiendo. Ciertamente la banda quizás no es la mejor de la que se pueda rodear, pero escucharla a ella es como escuchar algo compuesto y dirigido por Garm de Ulver. Y señores eso no puede ser malo, sino todo lo contrario. En directo Amalie es dura y melódica a la vez, recordando a una joven Kari Rüeslåtten de “3rd and the mortal” o de ese bello disco llamado “Storm”. Canciones como “Frosne vind” con la que empezó el concierto quedan perfectas en directo. Transmite lo que debe y estoy seguro que a medida que pase el tiempo irá a mejor. Además acabar el concierto con una versión de “Song to hall up high” de Bathory al piano, define perfectamente al grupo y también a los maleducados que hablaban durante toda su actuación.

myrkur-concert

Turno con Deafheaven, una banda con la etiqueta de “black metal” la cual no podemos comparar ni con bandas como Mayhem, ni como Satyricon ni como Wolves in the throne room. Pese a quien le pese el black metal de hoy en día no se queda en el “make up” o las letras nihilistas y paganas. Estos chicos de San Francisco se mueven en un sucedáneo que mezcla el post black metal, el shoegaze y el pop de los ochenta. Esa mezcla es sumamente efectiva como hemos visto esta noche ya que agrupa en sus filas de fans tanto a indies como a rockeros y también a veteranos metaleros que han crecido con todas las oleadas que ha habido dentro del black metal. Ah! también nombrar a los “despistados” que van solo a determinados conciertos porque se ha de estar ahí.

En directo el vocalista George Clarke se entrega al público y pide que le acompañen en todo momento. El grupo está algo más entregado que en la actuación que hicieron en el Primavera Sound hace un par de años pero al igual que Myrkur comentarios dispares se oyen por la sala. Estoy seguro que la gente dirá que les ha faltado algo de movimiento y otros dirán que les encantaba el ritmo que llevaban en el escenario, pero según mi criterio creo que consiguen sacar ese impecable sonido que han conseguido con segundo disco “Sunbather” y su nuevo disco “New Bermuda”, y eso es lo que realmente importa. De este último disco es de dónde sacan la mayoría de temas que han sonado esta noche con melodías rítmicas rotas por esos riffs hirientes y agudos que les caracteriza. La parte final del concierto es quizás la que me ha gustado más ya que incluye el tema “Sunbather” y la canción más metalera de la noche llamada “Dream house” con Clarke saltando y haciendo mosh sobre las primeras filas. Sinceramente no tengo ni idea de cómo evolucionará el grupo o los fans que les siguen ahora, estoy seguro que serán ambos casos dignos de estudio.