Está comprobado que cuando se cuidan los detalles y se ofrece una propuesta interesante el público sabe apreciarlo y responde a la llamada. Eso es lo que pasó el pasado sábado en la quesería La Jarradilla, que, para celebrar su trigésimo aniversario, se aliaron con la gente de Infest y nos ofrecieron una noche en la que los protagonistas fueron la música, el queso y la cerveza. El tiempo animaba a meterse en una cabaña al calor de la lumbre, así que, bajo el diluvio universal llegamos a una Jarradilla en la que ya se veía movimiento y que, poco a poco, se fue llenando hasta la bandera.

Poco después de llegar se apagaron las luces y en una atmósfera íntima empezó el concierto del cuarteto instrumental Medussa. Los santanderinos acaban de grabar su nuevo disco y están cada vez en mejor forma. Después de una intro atmosférica se centraron en repasar los temas de su disco “100 Millones de Años”. Temas como “Pasto de los Cuervos”, “Distopia” o “Carbono” suenan como un trueno y recuerdan por momentos a grupos como Russian Circles o Toundra. Entre ellos hubo tiempo para algún guiño a su anterior disco “Ocho”. Ahora esperamos con ganas la salida de su próximo trabajo, que seguro les sirve para hacerse un hueco en el panorama nacional (por el momento ya les han confirmado para la próxima edición del Mareira Fest).

En apenas quince minutos, Sierra Nevada se subieron al escenario y con “Vida Animal” dieron comienzo a un concierto del que había ganas por muchas razones. Llevaban más de medio año sin actuar por culpa de la lesión de Ramón (que por lo que pudimos ver, está completamente recuperado) y precisamente el primer concierto que tuvieron que cancelar fue la actuación en el Tasugo Rock que se celebra a doscientos metros de la Jarradilla. Los nervios iniciales se disiparon rápidamente y la intensidad fue la tónica general. Cada vez menos pop y más extremo, su concierto fue una presentación encubierta de su próximo disco “NO” que tocaron en su práctica totalidad. Además, sonaron temas como “Siete Muelles” o “Todos los Santos”, que sirvieron como repaso de su discografía.

Bien mereció la pena el viaje hasta Tezanos. Cuando las cosas se hacen con gusto, los resultados siempre son buenos. Felicidades a la Jarradilla por el treinta aniversario y esperemos que su alianza con Infest nos siga trayendo noches tan especiales como la vivida este sábado.