“Los internacionales, los reyes del perreo…” Así se presentaron Bomba Estéreo en directo revolucionando La Riviera al completo y con las localidades agotadas. Nada más llegar, decenas de fans que se quedaron a las puertas del espectáculo suplicaban por conseguir un par de entradas viendo cómo tristemente no iban a formar parte de lo que prometía ser la fiesta del mes. Dentro, curiosamente, el resultado final fue menos espectacular de lo esperado. Una sensación de falta de tiempo marcó la cita con los colombianos desde el principio. El evento se dividió en dos grandes bloques. En el primero de ellos, Li Saumet, vocalista del grupo, se limitó a enlazar canción por canción sin discurso alguno, a pasearse de un lado a otro sin implicarse demasiado en la noche. Y en pocas ocasiones decidió interaccionar con el público soltando algún que otro de sus mensajes de paz y jugando con los fans. “Esta canción quiero dedicársela a mi marido que está entre el público, estamos de aniversario. ¿Dónde estás? ¿Levantan todos la mano? Oh, Dios, qué miedo”, bromeaba entre risas al comenzar “Internacionales”. No habría venido mal un cuerpo de baile que acompañara a la líder sobre el escenario. Al fin y al cabo, el público que va a un concierto de Bomba Estéreo lo que busca es dejarse la piel en la pista, entregarse al “perreo y la gozadera” como ellos dicen.

La falta de puesta en escena, dio como resultado un espectáculo más parecido al de una orquesta de pueblo que al de una prestigiosa banda internacional. Aún así, reconozcamos que la propuesta resultó eficaz para todos los asistentes. Y en el segundo bloque de la noche sí que vimos a una Li juguetona, más cañera y divertida. El momento más potente y entrañable de la cita llegó con la subida al escenario de una pequeña de 11 años que la líder había visto en El Retiro bailar y decidió invitarla a formar parte del espectáculo. “En cada lugar del mundo hay una niña que me recuerda a mi infancia. Ayer conocí a Candela y no pude evitar traerla para interpretar “Soy Yo” con ella”. La razón del éxito de los directos de Bomba Estéreo es, sin duda alguna, su imparable repertorio repleto de hits que hacen arder la pista de baile. El público coreó y bailó hasta los temas menos conocidos de “Ayo”, el álbum que ha lanzado la banda recientemente. Eso sí, el gran error del grupo fue no darle a “Fuego” el espacio que se merecía dentro del setlist y dejarlo finalmente para utilizarlo como una especie de cierre acústico tras las súplicas de los fans que no favoreció a la canción original, nos calentó y nos dejó medias.