Channel Zero pertenecen a esa segunda generación -por muy extrañoque resulte el que ya cuenten con cuatro álbumes en el mercado- deformaciones influenciadas por el metal de Pantera. Eficaces, contundentes-lo del batería Phil B. alcanza proporciones más que respetables-,pero con una dudosa personalidad que les desmerece plenamente cuando laemprenden con los medios tiempos que bajan la media de su reciente BlackFuel». Tampoco Body Count facturan álbumes de monumental brillantez.Más bien al contrario, los de Ice T demostraron saber exprimir todassus posibilidades en un debut del que sus directos continúan nutriéndosecon gula -con la mediocre Cop Killer» como tema estrella-,acertando únicamente a recoger el tema título de su segundolarga duración y un buen puñado de obligados nuevos cortes,entre los que destacaron Strippers» y la propia ViolentDemise». El problema es que, como banda de metal, Body Count resultaninocentes cuando pretenden acercarse al death metal de aquellos a quienesadmiran, simplones cuando Ice T introduce los cortes con extensos discursosinfinitamente más punzantes que sus composiciones -sonaron los nombresde Beatmaster V, Tupac, Notorious Big- o pesados hasta lo mareante cuandola emprenden con esos caducos solos instrumentales. De todos modos, es deagradecer que Ernie C y D-Roc sepan echar mano de una intensidad capaz deconferirles esa confianza que su repertorio les niega.