Programar en Bilbao ya no es tan fácil como cuando empezó la andadura de Bilboloop. Un superávit de eventos culturales gobierna la villa. No obstante, los aguerridos organizadores de Bilboloop completaron el atractivo cartel del festival con actividades Off Bilboloop, como la fiesta presentación en el Ambigú (en la que se pudo visionar un video promocional de lo mas dicharachero), la exposición de fotos de la anterior edición de Imanol Aldonza (también en Ambigú) o el concierto de Empty Files en pleno mercadillo.

Parecía que el tiempo no iba a acompañar este fin de semana y así lo hizo. Aún para un festival indoor esto puede ser una traba grande, pero la sorpresa al llegar al Kafe Antzokia fue grata. El teatro, convertido ya en sede de este festival estaba ya a medio llenar, y es que la curiosidad que despierta Amatria, proyecto de Joni Antequera; no es poca. Desde la mancha y con referencias como ser el productor de cabecera de Elyella Djs y aún por primera vez con banda, no terminó de convencer. Quizas al público le hacia falta aun entrar en calor tras la calada bajo la intensa lluvia bilbaína del viernes. Entonces subieron los franceses Cliché al escenario. Y con increíble saber hacer y su indie de versión original francesa, levantaron al público y lo pusieron a bailar. Con nada más que un EP publicado, dieron una clase magistral de dream pop, electrónica y ambientes psicodélicos. Cuando sonó “Helicon” (canción elegida para el video promocional antes mencionado) hasta subieron des bailarines ataviados con sus outfits mas fluorescentes a hacer una muestra de cómo se debe bailar en el Bilboloop. Momentázo.

Cliche

Terminamos esta primera jornada con el gran nombre de la noche: La Bien Querida. Subida a una peana, rodeada de luces, con sus dos colaboradores de espaldas al publico y traje a rayas cual Beetlejuice se presentó Ana Fernández. Pese a unos primeros contratiempos técnicos, la bilbaína consiguió hacer corear a sus los numerosos fans que se descubrieron en un concierto sin mayores sobresaltos. Repasó su nuevo disco “Premeditación, Nocturnidad y Alevosía” aunque también incidió en temas clásicos como “De momento Abril” o “Poderes extraños”.

El sábado el tiempo invitaba a dar la vuelta en la cama y no salir hasta Abril, pero recordando los bailes de ultima hora en la afterparty de Stereorocks no se podía hacer otra cosa que despegarse las legañas coger el paraguas y tirar hacia Jardines de Albia. Sonic Trash empezaron dejando muy arriba el listón a base de rocknroll, powerpop y garaje. La banda no termina de dar el salto en cuanto a discografía pero en directo es una de las piedras preciosas que tenemos en el norte.

Acto seguido subieron a tocar cinco chicas que estaban entre el público, como si con ellas no fuera la cosa. Pins (Foto de cabecera) demostraron que no son otro hype ingles avalado por la NME. Con una base bien cimentada en el sonido Manchester y el post punk, desarrollaron un show cargado de buenas canciones y energía a base de melodías pop, new wave y guiños a ídolos como Elastica o los grandes Jesus and Mary Chain. Una presencia inigualable en el escenario y debajo de el, con una guitarrista desbordante sin parar de correr por el escenario y una bajista contundente, de pose seria pero esbelta, con unas líneas que hicieron las delicias de los allí presentes. “El mejor concierto del festival”, comentaban algunos.

Pins por Maria Lorenzo Moles

Para terminar los directos, la cálida efervescencia de Oli Bayston, que ha producido entre otros para Hot Chip o Franz Ferdinand. Más conocido como Boxed In, el inglés nos hizo bailar a base de su house refinado, tocado en directo por dos teclistas, batería y bajista. Y vaya banda. Tocaron como maquinas, y sin dejar de bailar. Pena que no sedimentara tan bien entre el publico, que mas bien comentaba atónito el show de la anterior banda. Para terminar, Oli y las Pins unieron fuerzas para pinchar unos vinilos en la afterparty de Stereorock, en uno de los mas memorables despliegues de hits pop que ha vivido este garito.

Boxed In por Maria Lorenzo Moles

En conclusión, lo pasamos muy bien. No es un festival caro, el recinto es cómodo y accesible y la fecha la perfecta. Aún así, se echa en falta algún artista que de la sorpresa total, para volver con esa sonrisa de oreja a oreja a casa.