MondoSonoro Comics

Jeffrey Brown ha conocido una “nueva vida” como autor de comics a raíz del éxito de su saga sobre los personajes de Star Wars. Ya sabes -por aquí los hemos comentado en el momento de su lanzamiento- “Darth Vader e hijo”, “Darth Vader y su princesita” y otros títulos todavía inéditos en nuestro país, sacaban partido a la saga por excelencia del cine de aventuras, imaginando cómo sería la infancia de Luke Skywalker o su hermana Leia con Darth Vader ejerciendo de sufrido padre. Un divertimento resuelto con eficacia por parte del autor de Michigan que de la noche a la mañana le ha catapultado a un estatus totalmente diferente del que gozó en sus años de icono indie.

“Los niños son raros” continúa por la misma senda que esos últimos trabajos, una senda en la que Brown ya no se muestra como el joven inmaduro e inseguro por la cosa sentimental para convertirse en el hombrte inmaduro e inseguro por la cosa paternal. O casi, porque a diferencia de otras lecturas que se mueven en similares parámetros –las “Guías del mal padre” de Guy Delisle, por ejemplo- en este pequeño volumen de historias breves a caballo del cómic y el humor gráfico pesa la figura del niño mucho más que la del progenitor. De hecho “Los niños son raros” no es tanto una colección de chistes a propósito de la inocencia infantil como una recopilación de surrealistas salidas de tono, conclusiones e idas de olla varias protagonizadas por el hijo de Brown. Y en ese sentido hay humor, por supuesto que sí, pero también extrañeza y un poco de ese tremendismo asociado a quien todavía desconoce el significado de según qué cosas, de la muerte a los roles sociales.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies