MondoSonoro Comics

Hace tiempo ya que la obra de Juan Berrio guarda cierto parecidos a los personajes de “Medianoche en París”, obsesionados por vivir un tiempo pasado que fue mejor. Y aunque lo cierto es que la mayor parte de sus peculiares novelas gráficas y más concretamente “Kiosco” suceden aquí y ahora, un halo de nostalgia envuelve las aventuras cotidianas de sus particulares antihéroes, en esta ocasión un camarero aspirante a pinto y con más bien poca clientela que ve la vida pasar desde la terraza de su kiosco en un concurrido parque.

Será la elección del recurso “mudo” para contar la historia, los tonos ocres reminiscentes de las películas de hace ya un siglo o incluso cierto aire a Buster Keaton que se gasta el protagonista… ¡si hasta las bicicletas parecen sacadas de un filme de la nouvelle vague! El caso es que esta historia que presumiblemente podemos situar en El Retiro un otoñal día cualquiera, parece remitirnos a otra época en la que las personas eran más amables, el amor más puro y los días más largos. Cualquiera que haya visto la cinta de Woody Allen a la que hacía referencia antes sabrá que todo eso no son más que pamplinas, nostalgia mal entendida, pero también aquellos que conocen bien la obra de Juan –o de Seth, por citar a otro comiquero fuera de su tiempo- sabe que de cuando en cuando aquel sentimiento da para levantar alguna que otra obra maestra.

Lo cierto es que tal es Berrio nos ha malacostumbrado y la pérdida del factor sorpresa juega en su contra: se trata de un autor con mayúsculas que tanto gráfica como narrativamente no rinde cuentas a nadie y que desde hace al menos una década perfila una y otra vez su estilo a partir de historias de encuentros inesperados , tropezones de consecuencias imprevisibles y enamoramientos fugaces. Y, sí, “Kiosco” también camina por esa misma senda. Aunque a veces se nos olvida que tras un estilo de apariencia naíf Juan también es unos de los más obsesivos retratistas del Madrid contemporáneo: publicó “Puerta del Sol” en Tresediciones, en una colección centrada en los dibujos de paisajes urbanos y aquí, casi de tapadillo, vuelve a hacer gala de ello.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies