MondoSonoro Comics

El frenético ritmo de publicación en el siglo XXI de la pequeña pero entusiasta industria del cómic de nuestro país ha saldado en poco más de diez años muchas deudas con los clásicos del noveno arte. Una que todavía seguía pendiente y que ha encontrado en el Premio del Patrimonio en Angouleme 2014 la excusa perfecta para que se haga justicia es la de Cowboy Henk, uno de los personajes más carismáticos del underground europeo, creación del dibujante belga Herr Seele y su compatriota Kamagurka -guionista, actor, cantante ligero y vividor con talento-.

Cowboy Henk nace rubio, fornido y con mandíbula ancha en 1981 en las páginas de un periódico, de donde no tarda demasiado en desaparecer ante las protestas de sus lectores por el tono procaz de sus historietas. Desde entonces hasta hoy con el personaje convertido en una verdadera institución en su país de origen, el humor surrealista, desvergonzado, arty, escatológico, violento, sexual y provocador que domina sus viñetas no ha dejado de afilarse, tal y como se puede apreciar en esta compilación que hace un repaso a su trayectoria condensándola en algo más de 250 páginas.

Seele y Kamagurka nunca han escondido las líneas maestras tras las historietas de Cowboy Henk: Magritte, Max Ernst y Buñuel -esto es, la plana mayor surrealista- combinados con sus herederos en el terreno de la cultura popular, Monty Python. Añádanle a eso unas gotas de su compatriota Hergé y la interpretación pop de la literatura pulp que Chester Gould llevó a cabo en “Dick Tracy” y tendrán algo aproximado a lo que van a encontrarse en este volumen. Volumen en el que posiblemente el capítulo más representativo sea “Los regaladores de caballos”, un dechado de imaginación por el que nuestro hombre se convierte en una suerte de sheriff, solo ante el peligro, a la caza y captura de un colectivo del malhechores cuyo plan consiste en reventar el mercado equino a costa a base de, sí, regalar caballos. Si los hermanos Marx hubieran apostado por el solitario tablero de dibujo en vez de entregarse el cine lo que habría resultado se parecería mucho a esto…

Mención especial a sobresaliente edición de Outsider: buen gramaje de las páginas mejor impresión, tapa dura, color para la mitad de las páginas a partir de la edición francesa de Frémok en 2013,… en definitiva, lujo máximo. Y dos únicos reproches: en mi copia de prensa 8 páginas aparecen en blanco por un fallo de impresión. Entiendo que será una partida defectuosa que se habrá utilizado precisamente para labores promocionales, tal y como suele hacerse en estos casos y que el resto de volúmenes que están ya en la calle no cuentan con este problema.

Lo que sí resulta más sorprendente es que tratándose de una antología no haya una relación del año y el lugar en el que fue publicada cada una de las historietas que componen el libro. Incluso, puestos a pedir, una entrevista a los autores en la línea de las ediciones que Fulgencio Pimental está haciendo del material de Jaime y Beto Hernández no hubiera estado de más… A la hora de las notas esos son los únicos “peros” que separan en continente y contenido a este “Cowboy Henk” de llevarse un 10 bien redondo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies