El jueves por la mañana, el sello Elefant Records difundía la triste noticia: Gloria van Aerssen, la superviviente del venerado dúo Vainica Doble había fallecido la madrugada anterior, a los 83 años de edad. Junto a su compañera Carmen Santonja (fallecida en 2000), Gloria comenzó a escribir una de las páginas más originales y exquisitas del pop español a mediados de los sesenta.

Ambas compusieron sus primeras canciones a dúo para películas (como la psicodélica “Un, dos, tres, al escondite inglés” de Iván Zulueta, o “Carola de día, Carola de noche”, en la que Gloria grabó un tema que luego “cantaba” en playback la protagonista, Marisol) y series de televisión (como “Fábula”). Tras componer también para el grupo Nuevos Horizontes, su productor Pepe Nieto las animó a grabar su propio material y en 1970 lanzaron su primer single “La Bruja”/“Un metro cuadrado” (versionado por Los Planetas mucho después), seguido en 1971 por su disco de debut, “Vainica Doble”, un trabajo desbordante de imaginación, con giros vocales e instrumentales de pura fantasía, que resultaron demasiado excéntricos para el gran público.

vainica-doble-1

Paco Clavel, uno de sus mejores amigos y también uno de los más grandes divulgadores de su obra, tuvo la amabilidad de atendernos horas después de enterarse de la noticia de la muerte de su amiga Gloria. Entre suspiros y sollozos de pura tristeza, mientras observa uno de los cuadros que Gloria pintó y le regaló, recuerda qué sintió la primera vez que escuchó a Vainica Doble. “Aquellas canciones tan peculiares, con esa personalidad tan única, desataron en mí una sensibilidad muy especial. Eran más raras que el más raro de los cantautores, más que Luis Pastor o Aute, eran un mundo aparte. Son un clásico, pero no un clásico antiguo… son un clásico moderno. Y Gloria… una voz irrepetible”.

A lo largo de los setenta pasaron por diferentes sellos (Columbia, Opalo, Ariola, Gong), lanzando álbumes como “Heliotropo” y “Contracorriente”, que a pesar de no lograr buenas ventas fueron creando un culto a su alrededor al que se sumaron Carlos Berlanga, Nacho Canut, el propio Paco Clavel, Almodóvar, Bernardo Bonezzi y Fernando Márquez “El Zurdo” entre otros, que las introducirían en la escena musical de la Movida presentándolas como una suerte de pioneras. “Es que eran completamente diferentes a todo lo demás que había en el pop español, eran lo más rompedor que pudieras imaginar, y además eran mujeres en un mundo dominado por machos, daban y darán mucho que hablar”, asegura Clavel.

vainica-doble-tigre

Durante los 80 publicarían “El Eslabón Perdido” (una colección de temas antiguos nunca publicados, más algunas composiciones nuevas), el oscuro “El tigre del Guadarrama”, y tras un parón que dedican para componer para otros artistas (Luz Casal, Sergio y Estíbaliz) y dedicarse a la pintura, la cerámica o la creación de libros infantiles, vuelven de la mano de Nuevos Medios con “Taquicardia”, en 1984. Sería ese mismo año cuando alcanzarían cierto grado de celebridad, gracias a la sintonía del programa de televisión “Con las manos en la masa”, cuya presentadora era Elena Santonja, hermana de Carmen. El tema, compuesto por el dúo, fue interpretado sólo por Gloria junto a Joaquín Sabina y se convirtió en una de las melodías más populares del momento. Pero sus reticencias para actuar en directo y promocionar su trabajo volvieron a dejar en dique seco a Vainica Doble hasta 1991, cuando lanzaron “1970” (una regrabación de canciones de sus dos primeros discos, por aquel entonces imposibles de encontrar). Y de nuevo otro largo, largo parón. “Ellas eran tan auténticas que no tenían pretensiones”, recuerda Clavel. “Hay artistas que saben que son buenos, y luchan por el reconocimiento. Ellas no eran así, y no porque fueran tontas porque de tontas no tenían un pelo. Simplemente, no se tiraban al rollo de la promoción así porque sí. Pasaban de la historia. En ese sentido tengo que decir que yo fui un poco instigador, porque Carmen y Gloria se apalancaban siempre. Les decía ‘tenéis que grabar, tenéis que grabar’, y por eso al final las convencí para que grabaran con Elefant. También estuve metiendo baza para que grabaran ‘Carbono 14’.

vainica-doble-4

Efectivamente, en 1997 regresaron lanzando “Carbono 14” (Polygram) con colaboraciones de Miguel Bosé, Alejandro Sanz o Germán Coppini entre otros, y en 1999 publicaron un CD-Single editado por Elefant, en el que recopilaron canciones antiguas nunca editadas (pertenecientes a las bandas sonoras que compusieron en los 70 para series de televisión de Jaime de Armiñán) más un tema nuevo. El disco se editó para coincidir con la exposición “Mis Labores”, coordinada por Clavel con la participación de más de cincuenta artistas.

En julio del año 2000, poco después de grabar el disco “En familia también para Elefant, falleció Carmen Santonja y el dúo pasó a la historia. Sin embargo, en estos quince años el culto no ha parado de crecer a su alrededor: no hay feria de coleccionismo en la que no se vea a varios fans peleándose por una primera edición de su debut (hoy en día es uno de los discos más caros del pop español, llegando a pagarse más de 2.000 euros), y sin ir más lejos, el pasado mes de julio se celebró un concierto de tributo al dúo en la sala Siroco, en el que varias bandas celebraron su música. “Faltaron algunos artistas que decían que estaban ‘muy liados’… la verdad, yo no entiendo algunas actitudes, es una pena”, se lamenta Clavel.

vainica-doble-6

Paco ha estado muy cerca de Gloria estos últimos quince años, también acompañándola en la enfermedad. “Hemos estado muy unidos, durante los últimos cuatro o cinco años yo iba a visitarla, le decía ‘hoy eres reina por un día’, y me la llevaba de paseo, o al teatro o al cine. Cuando ya empezó a estar peor yo la llamaba por teléfono, su cuidadora me la pasaba y seguía siendo igual de divertida. Esta última semana me dijeron que ya apenas comía… y bueno, ya nos ha dejado”.

Hace sólo unos días, los cuatro hijos de Gloria le rendían homenaje con un escrito ante su inminente adiós, que terminaba con este párrafo: “Siempre nos dijo que quería morir comida por un oso polar, tal y como hacían los esquimales en ‘Los dientes del diablo’. No hemos conseguido encontrar un oso, pero sí un hospital en medio de un bosque en Cercedilla, donde ha sido tratada con mucho cariño, y la han ayudado a morir sin sufrimiento”.

vainica-doble-3