The Stranglers fueron y continúan siendo en 2017 uno de los grupos precursores del punk británico y uno de los nombres más respetados del rock británico gracias a temas como “No More Heroes” o “Peaches” y a discos como “Rattus Norvegicus” (1977), “No More Heroes” (1977) o “Aural Sculpture” (1984). Ahora visitan España nuevamente formando parte del concierto especial Una Noche En La Movida (15 mayo, Wizink Center, Madrid) junto a Echo & The Bunnymen, Immaculate Fools, Nacha Pop y Pistones.
Aprovechamos la ocasión para que uno de los miembros fundadores de The Stranglers, el bajista Jean Jacques Burnel, nos descubra algunos secretos de su discoteca privada.


¿Cuál es el primer disco que te hizo soñar con ser una estrella del rock?
Bueno, nunca he querido ser una estrella del rock…

¿Podrías citar un disco que fuera una gran influencia para el sonido original de The Stranglers?
Pues te diré que “L.A. Woman” de The Doors fue una gran influencia para mí. Aceptando que es un disco de blues prácticamente, me gusta por la oscuridad de su espíritu y porque los teclados del disco me convencieron de que también debíamos usar teclados en The Stranglers. ¡Y, whoah, tuvimos que encontrar un teclista!

¿Recuerdas algún disco de la colección de tus padres que todavía te guste?
No puedo recordar el nombre del artista ahora mismo, pero era una banda mexicana de mariachis con un gran bajo acústico y varias guitarras, con esos sombreros grandes y unas trompetas ligeramente fuera de tono. Era perfecto.

Si solamente pudieras guardárte un disco de The Stranglers de cara al futuro, ¿cuál sería el elegido y por qué motivo?
“The Raven” (1979). Y el motivo es porque creo que es el disco más completo que tenemos y que demuestra el peso de nuestro eclecticismo. Le seguiría de cerca “Giants” (2012) por exactamente el mismo motivo.


¿Podrías descubrirnos si tienes algún guilty pleasure en tu colección de discos?
“Snowflakes Are Dancing”(1974) de Tomita. Las composiciones de Claude Debussy interpretadas con sintetizador.