“Halloween 3. The Season Of The Wicth”

Bueno, empezamos con la joya de la corona de esta lista. La tercera parte de “Halloween” poco tiene que ver con la temática habitual de las secuelas de la saga creada por John Carpenter. Más que nada porque Michael Myers no aparece, tan solo lo hace en un televisor en el que uno de los actores está viendo el “Halloween” original. Lo que ofrece esta atípica secuela es una historia de conspiranoia excelente donde una extraña multinacional del juguete quiere freír el cerebro a todos los niños que usen unas caretas de Halloween el día de la homónima festividad. Protagonizada por un Tom Atkins en estado de gracia, la película es un fascinante film de terror de serie B capaz de cruzar “La invasión de los ultracuerpos” con la maravillosa “The Wicker Man”. Un pequeño clásico a redescubrir desde ya.

 

 

“Critters 2”

Divertidísima secuela del mejor exploit surgido nunca de la excelente “Gremlins”, donde repite Scott Grimes, el Zach Galligan de “Critters”. Eso si, los verdaderos protagonistas de la función vuelven a ser los Critters, unos verdaderos hijos de puta del espacio exterior que rivalizan con los Gremlins y XTRO por ser las criaturas asesinas más mal nacidas que uno se puede encontrar. Los otros héroes de la función son los cazarecompensas espaciales que se metamorfosean en lo primero que ven. Uno de ellos lo hace en un doble casi perfecto de Bob Geldof, y otro en una maciza y neumática playmate de armas tomar. Grande!

Por cierto, en “Critters 2” se nota la mano sabia al guión de David Twohy, autor de la recomendable “Han llegado” y de la obligada “Pitch Black”, una auténtica joya de la sci-fi de serie b de la pasada década.

 

 

“Phantasm III: Lord of the Dead”

Estas navidades he recuperado de un tirón todas las entregas de esta entrañable e infravalorada saga firmada por Don Coscarelli, y puedo afirmar que si os gusta el cine de terror las tenéis que recuperar porque os lo pasaréis en grande. De todas las secuelas la mejor es la tercera parte, donde Reggie Bannister, un vendedor de helados metido a cutre action hero cuya misión es acabar con el “Tall Man”, el legendario malvado de la saga interpretado por un genial Angus Scrimm, brilla con especial fuerza. Sus chistes malos, su aires de ligón de pacotilla salido como pocos, y esa coleta y recortada inseparables, le hacen un Ash a lo “Posesión infernal” carismático como pocos.

 

 

“A Nightmare On Elm Street 3: Dream Warriors”

Esta película de Chuck Russell es de largo la mejor secuela de la saga creada por Wes Craven. Más aun si la comparamos con la segunda, una peli más que fallida firmada por el en su momento prometedor Jack Sholder. La tercera parte de “Pesadilla en Elm Street” cuenta con un reparto más que destacado encabezado por Patricia Arquette y Larry Fishburne, y cuenta con algunas de las muertes más conseguidas de la saga. Como esa en la que Freddy aparece desde dentro de un televisor, o aquella que Krueger usa las venas de una de sus víctmas como los hilos de una marioneta… En una palabra, memorable.

Ojo al teaser de la peli que cuelgo por aquí que es la bomba y muy de la época.

 

 

“Friday 13Th Part 4, The Final Chapter”

La cuarta parte de “Viernes 13” nació con la intención de ser la última. Algo que no acabó pasando, claro está. Dirigida correctamente por Joseph Zito, responsable de un slasher más que reivindicable, la muy cafre “The Prowler”, la cuarta parte de la saga cuenta con la presencia de dos de los actores más de culto de los ochenta, mi adorado Crispin Glover y Corey Feldman. El primero interpreta a un salido adolescente, y el segundo a un niño fan de terror y de los efectos de maquillaje que acabará dando muerte al mismísimo Jason Vorhees en uno de los finales más pasados de vueltas y recordados de la saga.